Yo vivo con un colérico

pretextoPor Rufino Soto

Sin lugar a dudas vivir con una persona colérica no resulta sencillo, puede que incluso a veces resulte insoportable. De una persona colérica lo que se puede esperar son quejas constantes, críticas sin sentido e incluso rabietas sin sentido por asuntos sin el más mínimo sentido

Hay personas que dice que no se dieron cuenta de que se casaban o iban a compartir piso con una persona colérica o pensaron que era consecuencia de su imaginación.

Si ya convive con una persona colérica, tome en cuenta las siguientes sugerencias:

 

  1. No olvide que tiene derecho a un trato de respeto y exija que así sea.
  2. No permita que el mal humor de su acompañante se le contagie, aunque tampoco debe esconder la cabeza bajo tierra.
  3. Reflexione sobre si la persona colérica logra sus objetivos con usted al mostrar constantemente su mal humor.
  4. Piense en abandonar la relación (del tipo que sea: amistad, compañero piso, pareja, etc.) si la situación se vuelve insostenible o no desea seguir así.

Recuerde que una persona que siempre muestra un humor colérico es responsable de sus acciones y de lo que dice. No debemos sentirnos culpables o responsables de su mal humor.

Usted debe creer en si mismo y estar convencido de que por encima de todo, todas las personas merecen un respeto. Tener respeto hacia la otra persona significa que no merece nuestros insultos, ni descalificaciones, etc. Para sentirnos respetados los demás deben tomarnos en serio, debemos poder expresar nuestros propios sentimientos sin tener que pedir excusas por ello.

Cada persona tiene derecho a tener sus propios pensamientos y por lo tanto la capacidad para decir si o no con respeto a todos los asuntos que tengan que ver con su propia vida y persona. Como personas que somos tenemos derecho a equivocarnos, sin que el hecho de equivocarnos nos impida ser amadas. No hace falta ser perfecto para ser digno de amor.

Cada persona tiene una vida propia. Puede ser que la persona colérica forme parte de su vida pero nunca debe ser toda su vida. Cada uno debe tener sus propias amistades y sus propios hobbies, combinado con una vida en común. Por encima de todo tiene derecho a sentirse apreciada y valorada.

Si uno mismo no se trata con respeto y cariño difícilmente lo harán los demás. La forma de empezar a hacerlo es desde uno mismo. El colérico nos hará creer que el origen de su enfado está en los demás, cuando no es así: “me has hecho enfadar”. Son ellos los que se irritan, pero no quieren asumir la responsabilidad de su conducta. Así culpando a los demás se auto convierten en víctimas inocentes.

Por lo tanto no se engañe. Si considera que esa relación y en concreto esa persona se merece que usted haga un esfuerzo para que mejore, adelante, pero recuerde que su poder es limitado. Por lo tanto recuerde que usted no es ni la causa ni la cura para la ira de su pareja o amigo.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies