Yo y varios más

Por Jessica Riveri  ©

Naces de un hombre y una mujer, tu padre y tu madre, en un lugar específico en la familia, un día único en la historia y te nombran. Ahí parte nuestra historia personal. Camino en el que fruto de la relación contigo mismo y los demás vas creando una visión de la realidad. Creas creencias, sentidos de identidad, estimulas y fortaleces habilidades y patrones de comportamiento, algunos de ellos conscientes y otros que operan desde tu inconsciente. Aquí el eje de cambio y aprendizaje es el YO en relación a la propia historia.

Jung, terapeuta del siglo pasado, amplió la comprensión de la historia personal e introdujo un juego de fuerzas arquetípicas que están más allá de la persona y que al mismo tiempo convergen en el individuo desde el inconsciente colectivo, manifestándose en creencias, habilidades y patrones de comportamiento. Con ello, nos abre una nueva posibilidad de intervención a través del trabajo con arquetipos. Soy YO en relación a los Arquetipos.

Hellinger, terapeuta contemporáneo, nos permite acceder ahora a una nueva dimensión del inconsciente colectivo mediante el campo sistémico familiar. Fruto de esa dinámica, de lo que llama alma familiar, y de lealtades invisibles en el sistema, la persona manifestará determinados patrones de habilidades, creencias y comportamientos. Ahora el espacio de cambio es: YO en relación al alma de la propia familia.

Distintas miradas que abordan a la persona, y con certeza existen más modelos que nos ayudan a comprender la complejidad de los patrones de habilidades, creencias y comportamientos que nos caracterizan. Un camino de búsqueda y desarrollo no acabado ¡Y qué bueno! ¿Te imaginas si pudiésemos describir, comprender y predecir nuestro comportamiento en base a uno o dos modelos?

Entonces, veamos la aplicación de estos tres modelos en la práctica.

Con certeza existen maneras de relación y comportamiento que has aprendido bajo algún sentido, sin embargo, y quizá por más esfuerzo que le pongas, no logras estar satisfecho(a) con el resultado.

Si vemos el contexto de relación de pareja:

¿Identificas un estilo de relación con tu pareja?
¿Cuál es el patrón de relación y comportamiento que sueles llevar con tu(s) pareja(s)?
Aquí hay algunos ejemplos:

Reflexionar
Explicar
Protestar
Quejarse
Dar justificaciones
Presionar
Estar depresiv@
Entrega de más amor
Prometer cambiar
Argumentar
Culpabilizar
Preguntar
Evitar
Armonizar
Tranquilizando
Pidiendo
Dominando
Sobornando
Suplicando
Insultando
Celos
Arrebatos de cólera
Evitando ser dominad@
Yendo al terapeuta
Rezando
Esperando
Teniendo expectativas
De que él/ella cambien
Estando de mal humor
Moralizando
Diciendo lo que se debe
Hacer, lo correcto
Empujando
Seduciendo
Teniendo expectativas
Enojado
Actuando como víctima
Haciendo sentir al
Otro como víctima
Juzgándolo
Erotizando
Relevando los fracasos
Siendo irrespetuoso
Condescendiente
Buscando
Ayuda en amigos
Distanciándose
Sobre involucrándose
Otros.

Son muchas las alternativas y tú puedes tener una combinación de estos comportamientos. Y quizás puedas precisar otros más. Y si te sitúas al momento de nacer, con certeza ahí no estaba lo que está ahora.

Tu historia personal ha impactado en ello, ha dejado huellas. Tus parejas, tus aciertos y fracasos, y la relación con tus padres han creado creencias y sentidos de identidad que están presentes en tu relación de pareja. El modelo de tus padres y de parejas significativas. Concepto socializado de ser mujer/hombre. Algunos de ellos los tienes concientes, en tanto otros operan sin que tú te des cuenta de ello. Y esto corresponde al ámbito de trabajo terapéutico del YO en su historia personal.

Te comportas de la manera como lo haces y esto trasciende tu historia personal. ¿Existe un balance en las fuerzas arquetípicas? De acuerdo a Stephen Gilligan existen tres “energías arquetípicas” fundamentales y necesarias para preservar el balance y el equilibrio en tus relaciones, estas son: fortaleza (poder, determinación, fiereza), compasión (delicadeza, apertura, gentileza) y humor (capacidad de jugar, flexibilidad, creatividad, viveza).

Se necesita fortaleza para seguir comprometido y fijar límites. La fortaleza sin las fuerzas equilibrantes de la compasión y el humor pueden transformarse en violencia y agresión. “Un elefante en una cristalería”. Se necesita compasión para conectarse con los demás, para lograr la totalidad emocional y para dar y recibir eficazmente el apoyo necesario para crecer. La compasión y delicadeza sin fortaleza y humor pueden transformarse en debilidad y dependencia. Se necesita humor para encontrar perspectivas nuevas, para ser creativo y flexible. Pero el humor sin fortaleza y compasión pueden volverse cinismo y engaño superficial. Muchas veces la relación con el otro es un buen darse cuenta de la necesidad de balancear la presencia complementaria de estas fuerzas vitales. Y esto corresponde al ámbito de trabajo terapéutico del YO en relación a los Arquetipos.

Y aún así, puedes continuar “pegado” en patrones de creencias, habilidades y comportamiento no deseados. El modelo desarrollado por Hellinger te posibilita ir más allá y adentrarte en la dinámica de tu alma familiar, y restablecer un nuevo equilibro que potencie tu fuerza vital y la paz interior. Cada persona es parte de un sistema familiar y social. Estamos inmersos en una cultura y en una familia, que a su vez, tienen una historia y que poseen una relación de recíproca influencia. Lo que está aquí y ahora, junto con lo que ha sido, es parte del sistema que te recibe cuando naces. Es este colectivo el que condiciona las posibilidades de comportamiento y de vivencia. Nadie es una isla, sin vínculos. Nacemos siendo parte de un sistema en donde coexisten tiempos pasados con el presente. Hay un campo energético-emocional en el cual participas junto a tus ancestros, que impacta tu vida. Y esto corresponde al ámbito de trabajo terapéutico del YO en relación a su sistema familiar.

En ocasiones es tan evidente la presencia de patrones de comportamiento a través de las generaciones. Parejas en un vínculo de violencia desde la generación del abuelo, padre y actual. Patrones que se repiten con una fuerza que no dan opción a la creatividad personal, se imponen, estableciendo una lealtad invisible con la perpetuación del sistema.

Porque finalmente, cada uno de estos modelos busca entregar criterios de comprensión, análisis e intervención que le permitan al individuo ganar en libertad para manifestar su esencia, su SER esencial.

Porque la cuestión es:

¿La manera en que te comportas refleja tu ser esencial? o ¿Es fruto de los condicionamientos históricos, desbalances de fuerzas arquetípicas o lealtades familiares invisibles?

Difícil a veces de precisar, pero sin duda un terreno fértil para nuestro desarrollo personal.

“Tus padres te dieron la vida una vez, pero otro nacimiento te esta esperando,
depende de ti, necesitas engendrarte a ti mismo.”

 

Stop a la ansiedad

¡STOP A LA ANSIEDAD!

 Por qué STOP A LA ANSIEDAD te va a ayudar a eliminar la Ansiedad
Porque produce RESULTADOS rápidos y permanentes en el tiempo
9 de cada 10 personas que aplican Stop a la Ansiedad superan su ansiedad antes de un mes

¡Llama ahora! 948 57 02 21

Más información

 

1 Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies