Vida sencilla

Foto: Mikel Youn(Licended Under Creative Commons)

Por Joseph Petersen

El mundo se debate en un caos de complejidades y prisas. Los seres humanos estamos acostumbrados a perder con demasiada facilidad el rumbo de nuestras propias vidas, dejándolas a merced de ese caos que las trae y las lleva. La mayoría de las decisiones tanto individuales como colectivas (de pequeñas, medianas y grandes empresas, incluso de los gobiernos de las naciones del mundo) se basan en encontrar remedios a corto plazo, que terminan no arreglando nada y agravando los problemas que se supone pretenden solucionar.

Se suele buscar apaños que remedian aparentemente las cosas. Son medidas fáciles, bien acogidas y que buscan el aplauso más que la efectividad.

Nos lanzamos a una loca carrera para conseguir el éxito o la mayor cantidad de dinero posible y nos olvidamos que estos no son sino meros medios para alcanzar otros fines infinitamente más gratificantes para nosotros.

Es frecuente encontrarse personas que nos confiesan: ” He alcanzado un puesto de gran responsabilidad en la compañía X. Gano muchísimo más dinero que hace unos años pero es que realmente no tengo tiempo para gastarlo”.

Este síndrome del ejecutivo ocupado ataca con tal ferocidad que mucha gente no sabe qué hacer con su tiempo libre y la llegada de las vacaciones puede suponer un considerable trauma para ellos.

Muchos malgastan su vida en una loca carrera que no lleva a ninguna parte y cuando llegan a la jubilación deciden morirse porque no saben qué hacer con su tiempo.

Hemos dicho que este problema se plantea tanto en un ámbito individual como colectivo y a cualquier escala. No obstante es en las grandes empresas e instituciones donde este molestia es más acuciante.

Las grandes organizaciones humanas tienden a engullir al individuo en sus mecanismos. La toma de una decisión se vuelve más compleja conforme más grande es la empresa o más alta la institución que deba tomarla. La burocratización de las decisiones se vuelve más difícil.

Son tantos los individuos, los comités, los consejos que deben visar y filtrar esa decisión que ésta puede adoptarse, si al final se consigue, cuando el daño ya está hecho.

Los Estados o las grandes multinacionales se convierten en gigantes con movimientos pesados y torpes y nula capacidad de maniobra.

Las medidas que adoptan, además de insuficientes, suelen estar aquejadas por ese mal, que hemos nombrado, de intentar conseguir el éxito fácil del aplauso a corto plazo.

Los grandes problemas humanos, como la pobreza y el hambre en el mundo son consecuencia directa de esta inoperancia. Las medidas adoptadas para solucionar una hambruna en Etiopía o un ciclón en Centroamérica son adoptadas tarde y mal. En el mejor de los casos la cooperación internacional consigue enviar ayudas puntuales que alivian momentáneamente la crisis, pero como el problema subsiste y nadie le pone remedio, tarde o temprano volverán a repetirse cuando haya otra sequía u otro ciclón.

Mientras tanto nos autocomplacemos en lo solidarios que somos con los más desfavorecidos en lugar de lamentarnos de nuestra ineficacia.

A pequeña escala nuestras propias decisiones a nivel individual también están aquejadas de esos mismos males.

Nos apresuramos en cumplir con nuestras obligaciones diarias sin darnos un solo respiro para contemplar con distancia qué estamos haciendo de nuestra vida y si realmente estamos sabiendo disfrutar de ella.

Puede que no tengamos más remedio que seguir en ese ritmo desenfrenado, pero conviene reflexionar de vez en cuando si no podríamos vivir una vida más sencilla.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

1 Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies