Terapia orientada a la solución

Por Martin Peck

A partir de finales de los años ochenta se ha ido desarrollando una nueva tendencia dentro de la psicoterapia que paulatinamente se va apartando de los tradicionales métodos de análisis de los problemas, de las explicaciones y de las patologías y se va centrando más en las capacidades, en las competencias y en las soluciones. Esta tendencia apareció en los Estados Unidos inspirada en la obra de Milton Erickson, pero también muy unida al trabajo de Mara Selvini Palazzoli en Milán y del grupo de Steve de Shazer en el BEFT de Milwaukee.

Estos trabajos tiene en común que tratan de encontrar soluciones rápidas y eficaces para los problemas que les plantean sus clientes, aunque no sepan muy bien como funcionan los mecanismos teóricos en los que se basan esa soluciones.

Normalmente se aceptaba hasta ese momento que los síntomas de un problema tenían una función y que eliminando esa sintomatología no se abordaba el problema de raíz con lo que ese síntoma podía volver a aparecer o bien ser sustituido por otro.

Los métodos desarrollados por los terapeutas buscaban más encontrar explicaciones, buscar los problemas subyacentes, ocultos, que ir directamente a la solución del problema.

Para un conductista, por ejemplo, todo se reduce a problemas de conducta, pero para un psicoanalista todo problema tiene su verdadero origen en la infancia.

Este tipo de métodos son herederos de una tradición basada en otros disciplinas como la medicina o la filosofía que se basan en el estudio de la naturaleza del ser humano y de su diagnóstico.

Sin embargo la terapia ha ido evolucionando hacia otros campos en los que va cobrando una mayor importancia la superación del síntoma y por tanto del problema y menos centrado en la explicación de por qué se produce.

La mayoría de estas tendencias coinciden en afirmar que el principio de toda curación se encuentra en el propio cliente y que es él quien encuentra el camino hacia la superación de su propio problema o quien proporciona las pautas al especialista para su resolución.

La sola llamada para concertar cita con el terapeuta significa en muchos casos tal cambio de actitud del cliente, tal avance, que es el principio para la resolución de cualquier problema.

El principio de cualquier mejoría reside indudablemente en el propio cliente, en lo que este sabe hacer bien. La misión del terapeuta es mucho más sencilla cuando descubre qué es lo que el paciente sabe hacer bien y apoya la resolución del problema en esta parte de su personalidad. En resumidas cuentas se trata de apoyar lo bueno y no de centrarnos únicamente en lo deficiente.

Se debe encontrar una tendencia hacia lo positivo y tratar de estimularla.

La terapia centrada en la resolución de problemas cree en el supuesto de que es posible conseguir cambios en la conducta con rapidez, aunque el problema que se quiera superar tenga las raíces en comportamientos erróneos muy antiguos. El problema puede venir de lejos pero la solución puede ser casi instantánea.

Otro supuesto en el que se basa la terapia centrada en las soluciones es que para combatir un síntoma no es necesario conocer su causa ni la función que desempeña en nuestro comportamiento.

De todas formas de lo que se trata es de que el cliente haga algo por superar su estado.

En muchos casos nos encontramos con que el cliente no sabe que hacer para superar su problema y esa misma angustia le produce una inmovilidad que le impide actuar, a no hacer nada por superar su situación.

Este cambio de actitud puede ser tanto interior como de tipo físico. Normalmente un cambio interior se refleja inmediatamente en un cambio externo, pero en otras lo primero es provocar un cambio externo para que se produzca el deseado cambio interno.

La terapia centrado en la resolución de problemas ha supuesto un giro tan brusco en el tratamiento de los complejos problemas psicológicos que, a pesar de haber pasado ya más de treinta años desde su aparición, todavía cuesta ser aceptada por una parte de la comunidad científica que todavía se sigue preguntando sobre la validez de sus planteamientos, a pesar de la más que evidente eficacia de sus resultados.

Terapia orientada a la solución: ¡Stop a la Ansiedad!

Stop a la ansiedad

¡STOP A LA ANSIEDAD!

 Por qué STOP A LA ANSIEDAD te va a ayudar a eliminar la Ansiedad
Porque produce RESULTADOS rápidos y permanentes en el tiempo
9 de cada 10 personas que aplican Stop a la Ansiedad superan su ansiedad antes de un mes

¡Llama ahora! 948 57 02 21

Más información

Etiquetas:,

2 Comentarios

  • Me gustó mucho el artículo y estoy de acuerdo en que a pesar de los grandes resultados, aún no existe credibilidad suficiente para las nuevos caminos de la terapia.
    Parecería que nos sigue gustando el dolor y el sufrimiento.
    Aunque vale la pena ser pionero de los cambios y la transformación del pensamiento.
    Gracias

  • No sé si este articulo es parte de un libro o simplemente un comentario al tema. Estoy interesada en leer sobre este trabaja esta forma de terapia.
    ¿Serían tan amables de informame sobre bibliografía? Gracias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies