¿Papá me concedes una hora?

Foto: Grandal(LCC)

Metáforas

Un día cualquiera de la semana un padre descansaba de su jornada laboral; mientras leía el periódico, observaba las noticias por el telenoticiero. Su pequeño hijo de escasos  5 años se le acercó y comenzaron el siguiente diálogo

–Papá, ¿cuánto ganas por hora?

El padre dirigió un gesto muy severo al niño y repuso:

–No me molestes, que estoy cansado.

–¡Pero papá! , insistía, dime, por favor, cuánto ganas por hora.

La reacción del padre fue menos severa. Solo contestó:

–Ochocientos por hora

–Papá, me podrías prestar cuatrocientos?

El padre montó en cólera y le dijo:

–Vete a dormir y no me molestes.

Había caído la noche. El padre había meditado lo sucedido y se sentía culpable, y queriendo descargar su conciencia dolida, se asomó al cuarto de su hijo. En voz baja preguntó al pequeño:

–Duermes hijo mío?

–Dime papá, contestó entre sueños.

–Aquí tienes el dinero que me pediste, respondió el padre.

El pequeño le dio las gracias y metiendo su manita bajo la almohada sacó unos billetes.

–Ahora ya completé el dinero; tengo ochocientos. ¿Me podrías vender una hora de tu tiempo?

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

Etiquetas:

1 Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies