Un viajero en el tiempo: la mente

Foto: Moyan Brenn(Licensed Under Creative Commons)

Foto: Moyan Brenn(Licensed Under Creative Commons)

Por Ian Stafford

Julio Verne ya imaginó la posibilidad del ser humano de viajar a voluntad en el tiempo. No es algo tan descabellado. Más bien es algo humanamente innato.

Nos imaginamos viviendo en la Corte de Cleopatra, recorriendo las calles de París durante la Revolución Francesa, viviendo en un lúgubre castillo medieval, o pilotando una nave a través del espacio en el año 2201.

Imaginarnos en el pasado o proyectarnos hacia el futuro es algo que entra dentro de lo normal en la mente humana.

La conciencia humana está por encima del tiempo y del espacio. Desde el presente la conciencia puede desplazarse a voluntad a cualquier momento pasado o futuro de manera instantánea.

Esta movilidad de la conciencia humana tiene una innegable utilidad práctica. Desde el momento presente podemos evocar el pasado para consultar nuestras experiencias o igualmente podemos proyectar nuestro futuro y planificarlo.

Sin esa evocación del pasado deberíamos estar continuamente reinventando el presente y ni siquiera tendríamos conciencia de quienes somos ni de donde venimos.

Sin embargo, esta herramienta puede convertirse en una verdadera pesadilla si no sabemos mantenerla en su justa medida y aprendemos a vivir el presente.

Para la conciencia del ser humano sólo existe el momento presente. Para ella, el pasado ya ha sucedido y no es posible volver a él y el futuro sólo podemos imaginarlo, anticiparlo, porque todavía no ha llegado. Incluso, en muchas ocasiones, el futuro que imaginamos nunca llegará a ser real, porque equivocamos nuestras predicciones.

Hay muchas personas que viven en un continuo conflicto, porque dejan pasar el presente sin sacar de él todo el jugo que la vida les brinda. Para ellos sólo existe el pasado y en viven en él.

Para la mayoría de la gente que vive con un concepto temporal pasado, cualquier tiempo pasado fue mejor. Suelen idealizarlo. Recuerdan las cosas pero con una memoria selectiva. Sólo se acuerdan de lo bueno. Lo malo nunca ha sucedido.

Otros, sin embargo, han quedado atrapados en el pasado debido a una fuerte experiencia traumática (una infancia desdichada, una muerte, una violación, etc…), y en lugar de asumirlo y superarlo quedan a merced de esa experiencia pasada que ya no pueden cambiar.

El problema inverso lo sufren quienes viven continuamente pensando en el futuro.

La mayoría hacen planes maravillosos que nunca llegarán a cumplirse, puesto que se olvidan de sembrar en el presente los frutos que piensan recoger en el futuro (el cuento de la lechera). El resultado es que ese futuro tan ansiado nunca llega.

Viven obsesionados con pagar cuanto antes la hipoteca para así disfrutar de la vida, pero se olvidan de disfrutar de la vida en el presente.

Siempre se colocan nuevos plazos en los que cumplir objetivos (cuando pague el piso, cuando saque el título, cuando cumpla dieciocho, cuando sea mayor…) Al final nunca pasa nada. Se marcan nuevos plazos y ya está.

En el otro extremo están los que viven en el futuro pero con una visión pesimista de las cosas. Son agoreros. Vaticinan el futuro pero negativamente. El futuro para ellos es negro y amenazador. Todos sus actos en el presente van encaminados a prevenir los males futuros que se avecinan, como comprar un panteón familiar o construir un refugio nuclear.

Estos son los mezquinos y miserables que nunca gastan ni un céntimo. Ahorran y ahorran para cuando sean viejos sentirse seguros. Escatiman hasta lo más necesario para acumular para el día de mañana. La muerte les sorprende sin haber ahorrado lo suficiente.

No olvidemos que pasado y el futuro se escriben en el presente…siempre en el presente.

Ricardo Ros – Cómo dejar de fumar en un día


Si estás leyendo este texto es porque tienes el deseo de dejar el tabaco y necesitas unas instrucciones para poder hacerlo sin pasarlo mal. Es muy importante esta idea: generalmente has oído decir que dejar de fumar es un proceso duro y doloroso. No tiene por qué serlo si sigues las instrucciones que te voy a dar y aceptas las herramientas que te voy a proporcionar
Más información

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies