Tú eres responsable

Por Vicente Puente Vargas

La responsabilidad de nuestra vida es nuestra y sólo nuestra. Somos nosotros mismos quienes creamos nuestra propia experiencia, nadie más puede ni debe hacerlo. Hasta en los momentos en los que optamos por no actuar, estamos siendo responsables de esa determinación. La afirmación es tan simple y sencilla como decir que nosotros somos los únicos responsables tanto de lo bueno como de lo malo que nos ocurre, tanto de los fracasos como de las alegrías, tanto de lo justo como de lo injusto, etc.

Las cosas, nos guste o no funcionan de ese modo por lo tanto siempre seremos responsables de lo que nos suceda, siempre lo hemos sido y siempre lo seremos. Somos nosotros mismo quienes creamos los resultados de nuestra vida: si no tiene una buena relación con su familia usted es el responsable, si no le gusta su trabajo usted es el responsable, si no se siente realizado usted es el responsable, si no confía en el resto de la humanidad usted es el responsable, si no encuentra amistades que le aporten algo usted es el responsable, etc.

No podemos eludir o achacar a otros la forma en le que es nuestra vida. Si no nos responsabilizamos de de nuestros problemas, la solución que le demos será también errónea y por lo tanto la situación no mejorará. Es un círculo vicioso del que no podemos escapar así que merece la pena que lo aceptemos y le hagamos frente lo antes posible.

El que toma el papel de víctima en esta vida vivirá en un mundo de fantasía que en nada le beneficiará. Si se convence de que ese es su papel no obtendrá ni progreso ni curación.

Con el papel de víctima nunca se logra un cambio positivo ni permanente, los sentimientos que tenemos y las acciones que realizamos nos pertenecen y por lo tanto nosotros somos los artífices de que estén presentes en nuestra vida o no.

El origen del problema o de la victoria está en nosotros mismos. Por lo tanto el cambio de actitud también nos pertenece y la solución de lo mismo también es de nuestra propiedad.

La frese correcta es: “¿Por qué hago esto conmigo?” y no “Por qué me hacen esto?”. La primera nos abre una cantidad inmensa de soluciones o recursos, mientras que la segunda de ellas simplemente nos bloquea y nos impide hacernos dueños de nuestra propia vida. “¿Qué conductas, pensamientos, opciones voy a modificar para obtener un resultado diferente?”

Durante muchos años hemos admitido que es más sencillo echar la culpa a nuestros padres, amigos, jefes, compañeros por llevar una vida tan desdichada y ni siquiera nos hemos planteado que los verdaderos responsables somos nosotros mismos. Es una sencilla forma de no exigirse nada y dejar que sean los demás quienes carguen con el peso.

Hay que aprender a llamar a las cosas por su nombre. Los problemas nunca se resuelven echando la culpa a otros, esto es lo que hacen las personas perdedoras.
El arte de hablar en publico

F. Scott – El arte de hablar en público y tener habilidades sociales

Aunque probablemente usted no se verá precisado a ser orador y ni siquiera tendrá ocasión para ello, sin duda se le presentará alguna vez la ocasión para dirigir la palabra a un grupo más o menos numeroso de personas en diferentes ocasiones que la vida puede ofrecer: un banquete, una boda, un homenaje, etc. ¿Quien no se ha encontrado en el trance de intervenir en una conversación entre amigos, compañeros o colegas? ¿Y que tendría de raro que usted, amigo lector, tuviera que dirigir la palabra a un grupo de personas reunidas en una cena u homenaje a algún amigo o conocido? En tales casos, ¿habrá algún lector que no desee saber expresarse de modo que acredite sus méritos personales, aspirando a convencer, a gustar, a destacar, en una palabra?
Más información

1 Comentario

  • Es verdad,siempre es así.Cuando somos niňos y jóvenes, siempre pensamos que de todo lo que nos pasa,tienen la culpa nuestros padres o nuestros hermanos.Ahora lo veo en mis hijos,siempre nos echan la culpa a la madre o a los hermanos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies