Todo un lider

Fto: Kjlmn(LCC)

Fto: Kjlmn(LCC)

Por B.M. Salcedo

La Revolución Francesa marcó un antes y un después en la Historia de la Humanidad, en las maneras de hacer y de pensar. Trastocó los valores, las ideas y los conceptos y trastocó también para siempre las vidas de las personas. También transformó el mundo del trabajo y de los procesos productivos.

El concepto de liderazgo cambió radicalmente.

Dejó de ser una personalidad indiscutible, cuyo poder emanaba de un don divino en virtud de su mayor autoridad, fuerza, ingenio o sabiduría, para ser simplemente una persona que sobresalía sobre los demás, por la razón que fuera, y a quien sus seguidores tenían el derecho de juzgar.

Con la Revolución Industrial todos estos cambios sociales se trasladan al mundo del trabajo.

Las empresas se convierten en elementos importantísimos dentro de la estructura social, aglutinando en su entorno a una cantidad de trabajadores cada vez mayor.

Los sistemas productivos se modifican de tal manera que se separa radicalmente lo que es la parte “pensante” y la parte que hace, la parte que gestiona y que manda y la parte que trabaja, que “sólo trabaja” y no piensa.

Estos cambios han perdurado hasta nuestros días, en los cuales aún se mantiene esa dicotomía dentro del mundo laboral, y cuyo mayor exponente se encuentra en las grandes empresas donde conviven la cadena de montaje en la nave industrial y el staff directivo separado del resto de los trabajadores.

La tremenda competitividad de las empresas que exige un resultado excelente en el producto terminado y unos niveles de calidad extremos está haciendo cambiar este ya viejo concepto de separar la parte pensante y la parte trabajadora de las empresas.

Las nuevas empresas exigen a sus trabajadores un mayor compromiso en todos los aspectos concernientes al proceso productivo para que estos se hallen cada vez mas involucrados dentro de la empresa.

Los niveles de responsabilidad de los trabajadores aumenta de tal manera que se hace indispensable la labor de un líder que los motive.

Como bien indican Klaus Doppler y Cristoph Lauterburg en su libro “Change Management”, tres aspectos definen el momento presente de las empresas: la escasez del tiempo, la escasez de dinero y la complejidad cada vez mayor de todos los aspectos concernientes a la empresa.

Estos cambios también exigen la presencia en la empresa de elementos que ayuden a dinamizarla y dirigirla con acierto, de nuevos líderes, con un afán de superación y de aprendizaje constantes, comprometidos, motivadores, con capacidad de trabajo y de iniciativa.

Los nuevos líderes deben ser capaces de saber lo que quieren tanto a nivel profesional como personal y son conscientes de su fuerza y de sus debilidades. Saben trabajar en equipo, son osados y no se asustan ante nada. Les gusta el riesgo y las nuevas experiencias. Se gana el respeto de los demás con su integridad y sus constantes ganas de aprender. Tiene pasión por la vida y por los nuevos retos.

No obstante, el nuevo líder sigue ostentando la magia y la fascinación que ya ostentaba en la antigüedad y los demás lo ven como alguien dotado de unas características sobre-naturales, excepcionales. Son aquellos “elegidos”, que ante una situación de peligro, son capaces de conducir a los demás hacia la salvación.

Sin embargo, pese a que comúnmente se crea lo contrario, muchos líderes no nacen siéndolo, sino que han sido las circunstancias las que les han empujado a serlo. (Ni siquiera es cierto que un líder lo sea en todos los ámbitos y en todas las circunstancias).

Por eso una de las claves de un buen líder es aprender a delegar el poder, favoreciendo la responsabilidad y la autonomía de los demás.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies