Creo que tengo un plan

Peter Marroch

Llevo tiempo dándole vueltas a la cabeza y creo que tengo un plan.  Tengo un proyecto que posiblemente cambie mi vida y la de los que me rodean. Sin embargo, un plan no es un plan si no lo plasmo sobre un papel. No basta con una vaga idea que viene y luego se olvida.  Tengo que escribirlo detalladamente. Pensar en todos y cada uno de los detalles y tomar nota de ellos. Es necesario que lo piense todo muy bien antes de llevarlo a la práctica. Es importante que todo esté atado y bien atado sobre el papel antes de llevarlo a la práctica porque de esta manera me ahorraré muchos problemas, tiempo y dinero.

Durante un tiempo debo madurar más las ideas y ser lo suficientemente flexible como para cambiar algunas cosas cuando vea que no funcionan. Mi plan debe ser un documento vivo, con vida propia. El mismo debe darme pistas sobre lo que funciona y lo que no, pero sobre todo debo estar dispuesto a cambiarlo.

No debo tener prisa puesto que este plan debe ser lo más perfecto posible. No me importa que me cueste días, semanas, años o incluso toda mi vida para conseguirlo porque es “mi plan”.

Cada día tengo que examinar con cuidado el documento, anotar nuevas ideas y rechazar otras. Debo ser como el patrón de un barco que cada día debe examinar el rumbo y corregirlo, no sólo intentar encontrar la ruta más corta sino sopesar los pros y los contras de un determinado itinerario, la posibilidad de tormentas, los vientos y corrientes que debemos dejarnos tomar y de cuales huir…

Tener un plan maestro me evitará perder energía inútilmente y encaminar directamente mis pasos hacia la consecución de mi plan.

Sé que elaborar un plan como el que digo no es tarea fácil, como tampoco lo es para un arquitecto hacer los planos de un edificio. Pero tanto el arquitecto como yo sabemos que tanto su plan como el mío son imposibles de realizar si no realizamos nuestro proyecto con suma perfección,

Las ranas hacen CHOP


Ricardo Ros – Las ranas hacen CHOP Cómo conseguir mis objetivos

El cerebro humano está equipado con múltiples sistemas de pensamiento. Todos los seres humanos podemos utilizar todos los sistemas de pensamiento, no solo el lógico. Tener una inteligencia práctica supone hacer las cosas de forma deliberada para producir un efecto. La inteligencia es una herramienta que sirve para ser usada de forma práctica. Hay muchas personas con un alto grado de inteligencia (Cociente Intelectual elevado), que no saben desenvolverse en la vida. Hay muchas personas con cualquier grado de Cociente Intelectual, incluso bajo, que saben resolver las cuestiones que se presentan en su vida. En eso consiste la inteligencia práctica. La Inteligencia práctica se puede aprender. Basta con saber sus secretos. CHOP: Comenzar, Hacer, Observar, Pensar. Esta es la base de la inteligencia práctica.
Más información

procurando no olvidar ni un solo detalle.

No es suficiente con tener una idea brillante, un sueño. Hay que trabajar sobre ella minuciosamente, casi obsesivamente, si queremos que nuestra idea cobra vida y se convierta en realidad.

Cualquier logro importante en nuestra vida necesita de un plan, de un proyecto bien elaborado para llevarlo a cabo. Las cosas no se improvisan sino que son fruto de mucho trabajo y dedicación.

Podemos comenzar por desarrollar nuestro proyecto a partir de unos primeros objetivos y plantearnos nuevos retos conforme vayamos cumpliendo estos. Esto sería un plan bien estructurado, escalonado. Los pequeños éxitos me animarán a seguir adelante con entusiasmo.

Pero también debo estar preparado para los constantes contratiempos con lo que me voy a encontrar. Debo ser rápido y concluyente para analizar cuales son los fallos y corregirlos para poder seguir adelante con mi plan.

No debo tener miedo a ser excesivamente detallista. Cuidar los detalles es fundamental a la hora de conseguir mi sueño.

Es muy importante para la consecución de mi plan que los demás me ayuden a conseguirlo, por eso debo estar abierto a cualquier sugerencia de la gente.

Sé que mi plan es muy bueno pero aunque yo lo sepa no debo obviar que los demás pueden ayudarme a conseguirlo con mayor facilidad. Todo el mundo tiene grandes ideas que me pueden ayudar.

Compartir mi plan con los demás me ayudará a buscar su colaboración con nuevos comentarios, ideas, reacciones y consejos. Todas ellas me serán útiles, aunque haya muchas que no comparta, pero me ayudarán a entender nuevos puntos de vista diferentes.

Aunque todas las opiniones sean valiosas debo tener claro cual es el objetivo que quiero lograr…y cual es mi plan para lograrlo.

 

Etiquetas:, ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies