No se qué es tener sensación de poder

rosaPor Nuria Solís

Cuando nos sentimos pequeños o incluso despreciables es por algo. Cuando sentimos vergüenza de nosotros mismos en todo momento también es por algo. Cuando no sabemos qué es sentir poder dentro de nosotros mismos también es por algo. Ese algo puede tener orígenes muy diversos, por ejemplo un ambiente familiar muy nocivo, que ha hecho que perdiéramos la sensación de poder poco a poco hasta llegar a unos niveles incluso de alarma. En este tipo de hogares nocivos suele haber una persona que siempre tiene razón y otra persona que nunca la tiene.

En este tipo de entornos nocivos (familia, amigos, escuela…) siempre hay una persona sumisa y otra dominante. En este tipo de entorno se da prioridad al pensamiento nosotros-ellos: si quieres pertenecer al grupo debes hacer lo que creemos que es correcto. Son los demás los que están equivocados. Estás con nosotros o estás contra nosotros. No hay un punto intermedio.

Poco a poco los más débiles en los grupos empiezan a bajar la cabeza, ya no miran a los ojos aunque mantienen la sonrisa disimulando lo que sienten o piensan realmente, poco a poco están perdiendo su alma.

Se trata de una modalidad de control quizá menos conocida y menos evidente a primera vista, pero muchas más destructiva a largo plazo de tiempo. Mantiene a todos los miembros atados, sin posibilidad de huida, manteniendo siempre el status quo.

Esta forma de control destruye cualquier atisbo de poder o seguridad que hubiera podido tener el más débil del grupo. El gran dictador es el que impone las normas y el que hace que se cumplan a raja tabla por todos los “súbditos”. Se trata de un sistema de poder basado en la vergüenza, la ley del más fuerte y el aprovechamiento del más débil, el que nunca más tendrá sensación de poder en ninguna faceta de su vida.

Relacionado con todo esto diríamos que la vergüenza está relacionada con los sentimientos de inutilidad, mientras que la culpa está relacionada con la conducta. Por otro lado la vergüenza y la culpa están relacionadas a través del miedo. Sin lugar a dudas son dos formas de perder la confianza o la sensación de poder. Como dice el dicho: “con vergüenza ni se come no se almuerza”.

Otra forma de des-autorrealización personal es la que se basa en grupos llenos de furia y rabia. En estos casos si rascamos un poco lo que nos encontramos son personas con miedo que tratan de esconderlo mostrándose enfadados o incluso rabiosos. No es más que un escudo que esconde inseguridades y falta de poder sobre uno mismo.

En este tipo de entornos los sentimientos nunca se expresan ni se sacan al exterior. Simplemente se los queda uno para si mismo. O de lo contrario en lugar de expresar miedo o inseguridad por ejemplo, lo que hace es expresar enfado. Para ellos sacar a relucir el miedo es un claro signo de debilidad que en ningún caso debe ser percibido por los demás.

Este mal uso de los sentimientos no hace sino crear personas faltas de seguridad en si mismas, personas faltas de confianza y sobre todo personas que confunden sentimientos y acaban por exteriorizar sentimientos que no sienten, simplemente como forma de defensa.

Musica para amar

CD MÚSICA PARA AMAR

Cuando una persona se siente amada, su aspecto exterior lo refleja. Todo eso se traduce en nuestros ojos y en nuestra cara, que son como el espejo del alma. La música nos ayuda a establecer una mejor relación con nuestra pareja.

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies