¿Te acuerdas? La memoria

Foto: Ali Eminov(Licensed Under Creative Commons)

Foto: Ali Eminov(Licensed Under Creative Commons)

Por H.W.

Gracias a los avances científicos de numerosos estudiosos hoy en día no tenemos ninguna duda sobre la localización física de la memoria en nuestro organismo.

Gracias a los avances científicos de numerosos estudiosos hoy en día no tenemos ninguna duda sobre la localización física de la memoria en nuestro organismo.

La memoria no es algo abstracto que pulula por la mente sin orden ni concierto, sino que físicamente se localiza en determinadas zonas del cortex cerebral.

Los recuerdos son re-creaciones de sucesos vividos filtrados a través de los sentidos. Dependiendo del órgano que haya intervenido en su percepción (vista, olfato, oído…), el recuerdo será de un sentido o de otro y será almacenado en una parte u otra del cerebro. Más tarde esos recuerdos aflorarán a la conciencia bien de manera casual o evocados conscientemente por el sujeto.

Podemos decir que existen varios substratos o niveles de consciencia de la memoria.
Estos niveles, según diversos autores, son tres:

1) Un nivel inconsciente donde se almacenan una enorme cantidad de recuerdos de todo tipo y que sólo cuando aparece un estímulo adecuado, un detonante, aflora a la consciencia. Esta es una memoria involuntaria y con frecuencia es de una importancia capital en el estudio del comportamiento de las personas. Es la magdalena de Proust…Un sabor nos evoca unos recuerdos.

2) La memoria pasiva es aquella a la que accedemos con dificultad. Para recordar cosas de nuestra memoria pasiva debemos recurrir en ocasiones a reglas mnemotécnicas o realizar un esfuerzo de concentración. Es aquello que tenemos en la punta de la lengua…¿Cómo se llamaba…?

3) La memoria inmediata es la que utilizamos en nuestra vida cotidiana. Los datos que manejamos para desarrollar nuestro quehacer cotidiano: el lenguaje común, los nombres de las personas cercanas, la dirección de nuestra casa, fechas de aniversario y cumpleaños, etc…

Así mismo, atendiendo a la proximidad o lejanía con respecto al momento presente podemos también clasificar la memoria en tres estadios diferenciados:

A) La memoria sensorial ultra-corta: recibimos las informaciones pero no las analizamos. Alguien nos dicta una carta y memorizamos las palabras el momento justo para escribirlas. Luego las olvidamos.

B) La memoria inmediata o a corto plazo: recibimos las informaciones y únicamente las retenemos unos instantes, lo suficiente para actuar con ella. Luego olvidamos los datos. Por ejemplo acudir a un listín telefónico cada vez que queremos llamar por teléfono. Retenemos ese dato sólo hasta el momento de marcar. Si tenemos que volver a llamar tenemos que volver a consultarlo. (Esta memoria entronca con la memoria pasiva de la que hemos hablado unas líneas más arriba. Posiblemente podamos recordar ese número de teléfono si hiciéramos un esfuerzo y mediante reglas mnemotécnicas).

C) La memoria a largo plazo: es la memoria propiamente dicha. Es la recogida de información que posteriormente procesamos y analizamos. Más tarde esas informaciones son clasificadas en las distintas zonas del cerebro con el fin de poder ser consultadas en el futuro.

Los recuerdos son almacenados en distintas partes del cerebro según el tipo de información de que se trate:

  • Los recuerdos visuales se archivan en el lóbulo occipital del cerebro.
  • Los recuerdos auditivos se registran en el lóbulo temporal derecho.
  • Los sistemas abstractos se encuentran en el lóbulo temporal izquierdo.
  • Las informaciones espaciales y la concepción global de las cosas se ubican en el hemisferio derecho.
  • Las informaciones verbales y las nociones matemáticas están en el hemisferio izquierdo.

 

La memoria ha sido en ocasiones comparada con una gran biblioteca, un gran archivo de imágenes, sensaciones, palabras y datos. Si por cualquier causa la memoria falla, los archivos desaparecen o se borran y se hace imposible acceder a esa información. Es lo que ocurre en los casos de amnesia o pérdida de memoria.

Esto puede ser una imagen un tanto simplista, ya que, como sabemos, la memoria no es algo puramente estático, un almacén pasivo de recuerdos, sino que es algo más dinámico y complejo

Es bien cierto que la especialización de cada una de las partes del cerebro es un hecho científicamente demostrado, pero todavía hay un largo camino que recorrer en el estudio del cerebro y de la memoria.

La complejidad de las conexiones neuronales del cerebro hacen que este campo sea todavía un inmenso campo de investigación científica donde hay todavía gran cantidad de mundos por descubrir.

 

Stop a la ansiedad

¡STOP A LA ANSIEDAD!

 Por qué STOP A LA ANSIEDAD te va a ayudar a eliminar la Ansiedad
Porque produce RESULTADOS rápidos y permanentes en el tiempo
9 de cada 10 personas que aplican Stop a la Ansiedad superan su ansiedad antes de un mes

¡Llama ahora! 948 57 02 21

Más información

 
 
Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies