¿Soy vago?

Foto: Pesae(LCC)

Por Daniela Hernández

Las causas que llevan a suspender exámenes y materias a una persona son variadísimas, aunque una de las más repetidas es aquella que se refiere a la canción que lleva escuchando prácticamente toda su vida: “Eres un holgazán, con esa actitud seguirás suspendiendo siempre”. Muchas de las veces, esta canción se la han recitado una y otra vez personas muy importantes en su entorno como pueden ser su madre, padre, profesores, etc.

Sin embargo, el hecho de escuchar una y otra vez la misma canción, les lleva a creérselo. Se crean un nuevo auto concepto de si mismos, acaban por aceptar eso como real y ni siquiera intentarán cambiarlo.

Muchas veces la pereza aparece como consecuencia de la falta de voluntad de aprender.

Conozco el caso de Marina, a la que a los pocos años de escuela su familia la estuvo convenciendo de que el estudio no era lo suyo, este tipo de constantes comentarios por parte de su familia fue determinante para que no alcanzara unos buenos resultados académicos y abandonara la escuela a la edad de 12 años. Una frase que le repetían en casa constantemente era que ella no había nacido para estudiar, que mejor se dedicara a alguna otra cosa. Toda su vida la dedicó a ejercer de ama de casa, pero cuando sus hijos crecieron, con el constante apoyo de ellos y posterior de su marido se decidió a sacarse el título escolar, algo que logró dos años después con gran entusiasmo.

De esto concluimos que nunca es tarde para mejorar, siempre que uno esté dispuesto a hacerlo.

Lo que tenemos que tener claro es que igualmente que si sembramos lechugas no pueden crecer tomates; si plantamos pensamientos de fracaso es completamente imposible que crezca éxito.

Las fábulas suelen ayudarnos a aclarar las ideas al respecto, así que vamos allá con una: Érase una vez, un cachorro de león de que se despistó y perdió a su manada. Tras divagar de un lado para otro, llegó hasta un rebaño de ovejas que estaban pastando. Pasó un largo tiempo con ellas, hasta que un día el rebaño fue atacado por un león y cuando este vio que entre las ovejas había uno de su especie, lo llamó y le hizo verse reflejado en el río. Al verse reflejado despertó de su sueño ovejuno y a partir de entonces ya siempre fue un león.

Así que si crees que no eres capaz de algo, simplemente despierta de tu sueño ovejuno y date cuenta de que aunque te hayan dicho una y otra vez que perteneces al grupo de los vagos, el cambio está en tus manos, así que toma las riendas.

Uno de los errores más graves que cometemos es pensar que los errores demuestran nuestra falta de valía. No es así, los errores nos sirven para seguir creciendo y realizar un cambio de mentalidad.

Todos podemos permitirnos un margen de errores, nadie es perfecto siempre. Atreverse a cometer errores nos permite seguir aprendiendo. El pasado ya no está en nuestras manos, con lo que podemos trabajar es con el presente, con nada más.

Siempre podemos llegara a más, lo importante es intentarlo, se trata de algo que depende de uno mismo.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies