La solución de problemas

Por Susana Ariel

Durante las 24 horas que dura el día tenemos que tomar infinidad de decisiones y eso requiere que podamos pensar con claridad para tomar la decisión acertada. Podríamos decir que el tomar decisiones es como un arte que se debe desarrollar y cuidar.  Pensar, decidir y resolver con la mayor claridad posible es completamente necesario e imprescindible. Si planteamos un problema adecuadamente, podemos considerar que la mitad del mismo ya está resuelto.

Además de lo citado anteriormente un pensamiento crítico nos hace crecer como personas y nos ayuda a extraer lecciones que nos aportan sensatez y claridad.

Digamos que a la hora de enfrentarnos a un problema se pueden distinguir cuatro pasos que resultan imprescindibles:

1. Reconocer que se tiene un problema

2. Enunciar el problema

3. Encontrar la solución

4. Implementar la solución

Todos y cada uno de los pasos son importantes aunque por la forma que está estructurada nuestra cultura de la educación al punto que más importancia se le concede es al que se refiera a encontrar la solución.

Cualquier tipo de problema tiene que ser planteado adecuadamente para que sea posible resolverlo. Ante un problema es lógico que surja la incertidumbre, pero la forma adecuada de hacerle frente no es huyendo de ella sino haciéndole frente.

La forma en la que definamos inicialmente un problema, las acciones concretas que emprendamos y las justificaciones que empleemos son elementos que están íntimamente entrelazados.

Aquellas personas que piensan críticamente, se aseguran que están trabajando en el problema verdadero antes de tratar de resolverlo en detalle. Lo hacen sin desviarse del asunto que les preocupa o desean resolver, para centrarse en el quid del asunto. Para ellos es imprescindible formular adecuadamente el problema que queremos solucionar.

Esa idea de formular adecuadamente el problema suele reducirse en momentos de crisis como el que estamos viviendo. La gente en lugar de ampliar las opciones y buscar la más adecuada para salir, lo que hacen es limitar sus opciones y cerrarse, lo que suele agravar el problema.

Cuando analizamos las diferentes opciones que tenemos para resolver un problema, nunca es suficiente con verlas desde un mismo punto de vista, sino que cuantas más opciones planteemos desde diferentes puntos de vista mucho más rico serán los resultados o conclusiones que tomemos.

 

Las ranas hacen CHOPRicardo Ros – Las ranas hacen CHOP Cómo conseguir mis objetivos

El cerebro humano está equipado con múltiples sistemas de pensamiento. Todos los seres humanos podemos utilizar todos los sistemas de pensamiento, no solo el lógico. Tener una inteligencia práctica supone hacer las cosas de forma deliberada para producir un efecto. La inteligencia es una herramienta que sirve para ser usada de forma práctica. Hay muchas personas con un alto grado de inteligencia (Cociente Intelectual elevado), que no saben desenvolverse en la vida. Hay muchas personas con cualquier grado de Cociente Intelectual, incluso bajo, que saben resolver las cuestiones que se presentan en su vida. En eso consiste la inteligencia práctica. La Inteligencia práctica se puede aprender. Basta con saber sus secretos. CHOP: Comenzar, Hacer, Observar, Pensar. Esta es la base de la inteligencia práctica.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies