El oído: sistemas sensoriales

Foto: Ann Brun(LCC)

A.J.Martin

Ya desde  nuestra infancia todos nosotros hemos oído hablar de los cinco sentidos que poseemos los seres humanos. Todos nosotros seríamos capaces de repetirlos sin mayores complicaciones: olfato, gusto, oído, vista y tacto. Esto sí que es cierto, sin embargo contamos con otros sentidos, de los que quizá no somos tan conscientes.

Así por ejemplo el sentido proprioceptivo nos indica la situación concreta de uno de nuestros miembros en el espacio (nos dice si el brazo derecho lo tenemos extendido o recogido, aunque tengamos los ojos cerrados).

Otro ejemplo es el sentido interoceptivo, que es capaz de trasmitirnos información bastante detallada sobre nuestros órganos internos. Así nos avisa de una vejiga llena o de que nuestro corazón late rápidamente.

Para exponer unas pinceladas básicas sobre nuestra capacidad de audición, lo primero que habría que destacar es que este sentido nos trasmite información del exterior constantemente y además nos permite comunicarnos con la gente que nos rodea.

Es por esto por lo que la mayor capacidad auditiva se da para el rango de frecuencias en las que por supuesto se encuentra incluida la voz humana.

Los sonidos los diferenciamos especialmente por dos parámetros. El primero de ellos es la intensidad (que depende de la amplitud de la ondas sonoras) y el segundo el tono (que se refiere a la frecuencia).

Las ondas sonoras son realmente cambios en la presión del aire que aproximadamente se mueven 340 metros por segundo. Lo que está claro es que el sonido necesita un medio a través del cual viajar. Es por ello que se moverá mediante el aire, el agua, la tierra etc.

El sonido por tanto nos llega a través de ondas. Estas ondas sonoras son movimientos de moléculas en el medio. La fuente de sonido empuja las moléculas y las separa causando vibraciones en forma de ondas sonoras.

Resulta interesante comprobar lo importante que resulta para cualquier persona la capacidad auditiva. Sin ella en muchos casos nos sentiríamos perdidos, ya que la información que nos aporta resulta muy relevante para movernos con fluidez y tranquilidad en el mundo que nos rodea. En caso de pérdida se produce un aislamiento del mundo y quizá también un aumento de los miedos ya que uno se siente más indefenso.

La capacidad auditiva nos permite comunicarnos y entendernos con el resto de personas, ya que hoy en día la mayor parte del contacto, ya sea en relaciones personales o profesionales, se realiza directamente, es decir, cara a cara o por teléfono.

Hoy en día mucha gente se ve afectada por la pérdida progresiva de audición. Este no es un fenómeno que se de solamente en personas de edad avanzada, sino que cada vez es más común entre los jóvenes. Algo que por supuesto es de preocupar y algo a tener en cuenta.

En muchos casos esto se debe a largas exposiciones bien sea en ambientes ruidosos por cuestión de trabajo o por permanecer muchas horas a lo largo del día escuchando música muy alta en los auriculares.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies