Ser claro: la asertividad

cabreadoPor Blanca Valencia

Cuando decimos que una persona es asertiva, queremos decir que es clara hacia sus propios sentimientos y elecciones. Al mismo tiempo diremos que se trata de una persona que sabe pedir lo que quiere, sin complejos. Y además asume la responsabilidad de sus propios sentimientos y sus propias conductas.

Muchas personas cuando son pequeñas aprenden ciertas conductas que les marcarán el resto de sus días. Esas conductas aprendidas se refieren a: no dar y recibir de una forma abierta y natural, no mostrar los verdaderos sentimientos, no dar a conocer sus opiniones con tranquilidad y seguridad, no considerar legítimo decir no a lo que no quieren, etc.

Asumir este tipo de conductas lo único que nos induce es a invalidarnos a nosotros mismos, por supuesto limitando nuestras capacidades adultas.

Si aprendes a practicar la asertividad significará que hemos aprendido a actuar. Si practicamos la asertividad será que hemos aprendido a pedir con ganas lo que queremos. Las personas pasivas son aquellas que no saben lo que quieren o simplemente no se atreven a pedir claramente lo que quieren en cada momento.

Ser asertivo no significa ser agresivo ni ser manipulador a la hora de conseguir las cosas. Una persona manipuladora es la que secretamente mediante manipulaciones secretas obtiene lo deseado.

La persona asertiva por el contrario pide de una forma abierta lo que quiere sin presionar ni manipular a nadie para conseguirlo. Si más de una persona interpreta tu asertividad como agresión, lo que tienes que hacer es ajustar un poquito el nivel para no resultar amenazante.

Si reconoces abiertamente la posibilidad de decir no a tus interlocutores ellos deben entender que simplemente estás pidiendo, no imponiendo.

Por otro lado recuerda que nadie puede crear tus sentimientos. La dirección que tomamos en la vida y lo que sentimos al hacerlo es responsabilidad única y exclusiva de nosotros mismos. No sirve de nada eludir nuestra propia responsabilidad. Tanto si actuamos como si no lo hacemos estaremos eligiendo un camino u otro y el único responsable seremos nosotros mismos.

La actitud o conducta que asuman los demás, sea cual sea, nos debe servir para estar informados de su actitud, en ningún caso nos debe inducir a sentirnos afectados. En cuanto a nuestros propios sentimientos, podemos pedir y esperar que los demás los escuchen y reconozcan, pero en ningún caso debemos esperar que los aprueben y ese tampoco debe ser nuestro fin.

Cada vez que como personas asertivas que somos, exteriorizamos nuestros sentimientos, lo que estamos haciendo es validándonos a nosotros mismos, nada más y nada menos.

Hay personas que consideran la asertividad como una actitud arriesgada e injustificada, cuando realmente lo que aporta a la persona que lo practica es un claro sentimiento de claridad y honestidad.

¡Empecemos a practicar la asertividad! Ser claro diciendo si cuando queremos decir que sí y diciendo no cuando queremos decir no.

 Musica para amar
CD MÚSICA PARA AMAR

Cuando una persona se siente amada, su aspecto exterior lo refleja. Todo eso se traduce en nuestros ojos y en nuestra cara, que son como el espejo del alma. La música nos ayuda a establecer una mejor relación con nuestra pareja.

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies