Relatos imaginarios

soñar

Foto: Linking(LCC

Por Vicente Puente Vargas

Tenemos la costumbre de pensar que los niños solamente se pueden divertir haciendo excursiones, nadando o dando saltos por todas partes. Es cierto que así se divierten y mucho, pero también tenemos otras opciones para conseguir que un grupo de niños se divierta.

Pongamos el ejemplo de que como monitores de un campamento el grupo de niños que conforma mi grupo está compuesto por 17 niños en silla de ruedas. En ese caso tenemos que conseguir adaptarnos a las necesidades de nuestros pupilos. Y una forma de hacerlo es adaptar ese movimiento a la imaginación de esos niños.

La idea consiste en pedir al primer voluntario que cierre los ojos y se imagine a si mismo en un lugar que le guste. Para eso le pediremos que cierre los ojos y se concentre. Al ser preguntado por dónde está nos dice por ejemplo que en un maravillo parque de atracciones. Al preguntarle qué ve nos dice que muchas atracciones y niños corriendo por todas partes. Al preguntarle que escucha dice que risas y gritos de niños felices. Al preguntarle qué huele nos dice que huele a caramelo y diversión. Etc.

Al terminar con el ejercicio ninguno de los niños se sentirá decepcionado, al contrario, se sentirán eufóricos. Habrán conseguido visitar lugares increíbles y eso les hará rebosar auto confianza.

La imaginación es un don de una gran magnitud que nos permite cambiar nuestra vida al ser capaces de visualizar posibilidades en todo lo que nos rodea. La imaginación consigue que podamos soñar con lo inimaginable y bien utilizada es sin lugar a dudas un impulsor de confianza y un juguete extraordinariamente útil.

Es un juguete de uso ilimitado ya que no funciona con pilas y si el generador se agota simplemente hay que recargarlo. Es una máquina que hay que ejercitar, así al inventar historias estamos ejercitando nuestros músculos creativos y hacemos funcionar nuestra mente.

Leerle cuentos a nuestros hijos es algo maravillo y aún resulta mucho más enriquecedor si les pedimos que sean ellos mismos quienes creen la historia. Para ellos es una experiencia sensacional ya que le ayuda a pasar de lo concreto  y moldea su personalidad, creando un vínculo perfecto entre el niño y nosotros.

El mundo infantil tiene la suerte de reservar un espacio importante a la fantasía e imaginación por lo tanto aunque a priori consideremos que carecemos de imaginación no es así. Lo importante  no son los resultados, sino el proceso de crear juntos y compartir ese momento único.

El niño se queda con la atención que se le ha prestado no con el resultado final de la historia. El quid de la cuestión está en que cuanto más tiempo dediquemos a inventar historias con nuestros hijos, cada vez nos resultará mucho más sencillo hacerlo y además los argumentos que vayamos creando serán cada vez mucho más elaborados.

Sin a penas darnos cuenta nos habremos convertido en auténticos expertos contacuentos que harán pasar realmente un buen rato a cualquier niño que lo precise y todo eso simplemente con la imaginación algo gratuito y de fácil acceso.

Musica para que jueguen los niños

CD MÚSICA PARA QUE JUEGUEN LOS NIÑOS

Ritmo, compás, melodías. Todas las investigaciones actuales hacen especial hincapié en la vital importancia que tienen las tempranas experiencias del niño, a través sobre todo del juego y de la música para su desarrollo intelectual, motriz y social..

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies