Relajar nuestro cuerpo sin críticas

Por Gustav L.

La cultura occidental tradicional y sobre todo la religión cristiana han propagado una idea sobre el cuerpo totalmente negativa. Todo lo que se refiere al cuerpo y a sus sentidos ha sido visto como algo nefasto, vergonzoso, pecaminoso, olvidando que con ello nos estamos negando a una parte muy importante de nosotros mismos.

El conocimiento y el estudio de nuestro “yo”, empieza por nuestro “yo físico”, sin olvidarnos, es sí, de nuestra parte intelectual, de nuestros sentimientos, de lo intangible, de lo que los teólogos denominarían “alma”.

Los intelectuales más sesudos menospreciaban hasta hace poco tiempo al cuerpo, puesto que lo único importante en el ser humano parecía concentrarse en la mente, en el intelecto, como si el cerebro no fuera algo físico y tangible, con un peso y una morfología específicas, y formada por una compleja red de conexiones neuronales también materiales.

Los teólogos y religiosos tampoco aceptaban el cuerpo, por que para ellos lo único realmente “salvable” del ser humano era su espíritu, su alma, olvidando a propósito que Dios también había sido el creador de la materia que “recubre” al ser humano.

El menosprecio al que se ha visto sometido el cuerpo no es sin embargo algo que pueda atribuirse a todas las civilizaciones, ni tampoco a todos los períodos de la Historia de la civilización occidental. Los latinos ya reconocían la unidad que compone al hombre cuando proclamaban “Mens sana in corpore sano”.

Nuestro cuerpo es un complejo sistema de nervios, huesos, músculos, visceras, tejidos, etc… de una perfección y una complejidad infinitas. Las posibilidades del cuerpo humano están lejos de ser conocidas en su totalidad.

Para realizar la mayoría de las actividades complejas que realizamos a diario, sólo empleamos una pequeña parte de sus posibilidades, olvidando con ello el resto.

Recordemos por ejemplo, como el cuerpo se resiente después de una larga inactividad. Alguien que no acostumbre a realizar un determinado trabajo físico y a utilizar un determinado tipo de músculos, puede sentir rápidamente el cansancio en esa parte de su cuerpo.

Una persona que no acostumbra a hacer deporte, rápidamente se sentirá agotado tras una pequeña carrera. El corazón comenzará a bombear sangre sin parar y parecerá desbocado. Sentirá dolor en la mayoría de las articulaciones. La respiración será cada vez más dificultosa y todo el cuerpo comenzará a sudar. Probablemente al día siguiente sienta unas terribles agujetas.

Igualmente, un deportista que no acostumbre a escribir con un bolígrafo y se vea obligado a tomar notas a toda velocidad en un espacio prolongado de tiempo puede llegar a sentir casi los mismos síntomas que la persona anterior. Comenzará a acalorarse, el corazón trotará mucho más deprisa. La mano llegará un momento en que no le responderá de manera eficaz y comenzará a cometer errores. Sentirá agarrotamiento y calambres en los dedos. Cuando termine no hay duda que resoplará con alivio, como si hubiera terminado de correr la maratón.

Mediante la relajación podemos tomar conciencia plena de muchas de las partes de nuestro cuerpo que generalmente olvidamos

Existen algunos tipos de relajación que dejan de lado la relajación corporal y se centran peligrosamente en el cerebro, desdeñando lo importante que es el tratamiento holístico de la persona, especialmente en este campo.

Unos buenos ejercicios de relajación deben incluir indefectiblemente una buena relajación cerebral, pero también una efectiva relajación corporal.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies