Reacciones

Foto: Harris(LCC)

Por Fausto Bacon

Cuando paseamos por la playa sintiendo el roce de la arena sobre nuestros pies, podemos al mismo tiempo sentir la brisa del mar en nuestra cara e incluso el sol que nos acaricia las piernas y brazos. En definitiva podemos llegar a sentir muchas cosas pero sin que nada en concreto llegue a centrar nuestra atención. Sin embargo, cuando en ese mismo momento se nos acerca un perro que pasea por la playa suelto y comienza a ladrar y a perseguirnos, tenemos dos opciones, o huimos en otra dirección o nos enfrentamos al animal como podamos. En cualquier caso nuestro cuerpo sufrirá un cambio instantáneo: nuestro corazón nos golpeará fuertemente, la respiración se nos acelerará, nuestro cerebro experimentará miles de cambios, cambios también sensoriales, motores, metabólicos. En definitiva estamos ante un importante cambio emocional.

Si en ese momento estamos a la espera de reencontrarnos con nuestra pareja que hace más de dos meses que no vemos, aunque la playa esté atestada de gente lograremos identificar su rostro entre todos los demás, y cuando eso ocurra la reacción que sufrirá nuestro cuerpo será parecida a la anterior, aunque los casos son muy diferentes.

Este tipo de reacciones ante “X” estímulo son reacciones universales que tiene un origen automático. Es una reacción inconsciente que se produce en un espacio muy breve de tiempo que nos permite hacer uso de nuestra supervivencia.

Las emociones digamos que son el vehículo a través del cual nuestro cuerpo logra expresarse. Las emociones como tal cumplen varias funciones en cada uno de nosotros y podríamos resumirlas en varios puntos:

1. Sirven tanto para defendernos de estímulos nocivos como para acercarnos a aquellos estímulos placenteros.

2. Hacen que las respuestas del organismo ante acontecimientos sean más flexibles. Es la forma en la que el individuo ante un estímulo determinado le impulsa a elegir una opción u otra.

3. Las emociones nos hacen mantener la curiosidad y el interés por lo nuevo. De este modo lo que conseguimos es ampliar el marco de seguridad para la supervivencia de cada uno.

4. Se trata de un lenguaje básico que permite tener una comunicación más rápida y efectiva.

Las respuestas emocionales de una persona pueden llegar a ser muy variables y por supuesto dependen de una gran cantidad de circunstancias, tanto del estado interior del individuo como de cómo de la intensidad y condición del estímulo en si.

Cuentos sin lobo
Miguel Ros – Cuentos sin lobo I

En un mundo cada vez más automatizado y en el que los medios audiovisuales han ido ganando espacio en nuestras vidas, ya casi nadie cuenta historias a la luz de una vela mientras el fuego chisporrotea en el hogar. Cada cuento de este libro encierra en sí mismo no una sola historia sino cientos de historias y de mundos paralelos, con cientos de interpretaciones distintas. Cada cuento puede servir para aplicarlo a innumerables situaciones diferentes.

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR