Olvidamos

Por Leticia Santos

Creo que a todos nosotros nos habrá pasado alguna vez a lo largo de nuestra vida el haber olvidado una cita  que habíamos concertado con alguna persona, olvidarnos de alguna cosa que debíamos comprar en el supermercado o simplemente del nombre de algún conocido que nos presentaron días atrás. No se trata de algo por lo que debiéramos preocuparnos, ya que según los psicólogos, se trata de algo normal que nos ocurre y seguirá ocurriendo a todos, esto siempre que no se convierta en un problema a la hora de seguir adelante con nuestra vida.

Todo olvido tiene una causa, y por lo tanto hay que buscar las razones que lo motivan. Sin embargo, parece ser que todavía no existe una respuesta que pueda ser considerada definitiva para esta pregunta.

Ebbinghaus fue el primer investigador de la memoria y según sus propios estudios se olvidan mucho más rápido los conocimientos recién adquiridos (al poco de haber conocido o estudiado algo), sin embargo dichos olvidos van ralentizándose poco a poco.

Algunas veces llegamos a olvidar ciertas cosas almacenadas en nuestra memoria a largo plazo porque supuestamente dicho olvido nos traerá algún beneficio personal. Lo que hacemos es olvidar o dejar en un segundo plano aquellos recuerdos que nos resulten embarazosos o dolorosos. Este tipo de olvido es conocido como olvido motivado, ya que es buscado intencionadamente en nuestro supuesto beneficio.

A parte de estos olvidos motivados, en diversas ocasiones sufrimos un decaimiento de la memoria que puede deberse a otras razones que van más en la línea de olvidos relacionados con la percepción.

Así por ejemplo si la percepción que tenemos de algo es muy pobre, la impresión que nos produce es así mismo muy leve, lo que puede llevarnos a olvidos. Este olvido puede deberse a condiciones externas, como puede ser la falta de luz, exceso de ruido etc. (como por ejemplo cuando creemos haber visto a nuestro hermano en una noche oscura y en un coche que iba a alta velocidad).

Aunque también puede darse por algún defecto del observador (por falta de interés, distracción etc)

Otra de las causas que nos puede llevar a olvido es la imposibilidad para repasar. Si nos dan una dirección y no podemos repasarla mentalmente varias veces, muy probablemente se nos olvidará. Este hecho sin embargo solo es posible aplicarlo a elementos que se encuentran en la memoria a corto plazo, ya que una vez lo tenemos almacenado (en la memoria a largo plazo) no resulta necesario seguir repasándolo por más tiempo.

Según otra teoría lo que nos puede llevar a impedir que recordemos correctamente es otra cosa aprendida anteriormente o posteriormente que interfiere en nuestro recuerdo, ya sea en la memoria a largo o corto plazo.

En cuanto a la permanencia de la memoria, no se ha alcanzado un acuerdo entre los diferentes psicólogos. Según la opinión de alguno de ellos el olvido es un fallo en la recuperación de los recuerdos, es decir, que a veces no conseguimos la información porque nos faltan las claves necesarias para su recuperación.

Otros sin embargo defienden la tesis de que algunos recuerdos se pierden o se alteran.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

 

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies