Que no se le duerma el auditorio

reflexionar

Foto: Patrick(LCC

 Por Susan Quiroz

Habitualmente se escriben artículos en los que se nos detalla la forma más correcta para dar un discurso delante de un nutrido público. Se nos habla sobre elementos tan importantes como reglas sobre oratoria, normas gramaticales, expresión verbal y no verbal, etc.

Sin embargo nunca se nos habla sobre el punto que convierte un discurso en algo interesante y vivo y no en algo aburrido y sin interés alguno. Muy bien estructurado sí, pero un discurso del que nadie recuerda prácticamente nada, salvo lo pesado que les ha resultado.

Existen formas de arrastrar al auditorio y apoderarnos de él. La forma no es otra que hacerlo con pasión y entusiasmo.  La palabra entusiasmado viene del griego y se dice de aquel que estuviera como poseído por los dioses. Las reglas de la oratoria son importantes,


El arte de hablar en publico

F. Scott – El arte de hablar en público y tener habilidades sociales

Aunque probablemente usted no se verá precisado a ser orador y ni siquiera tendrá ocasión para ello, sin duda se le presentará alguna vez la ocasión para dirigir la palabra a un grupo más o menos numeroso de personas en diferentes ocasiones que la vida puede ofrecer: un banquete, una boda, un homenaje, etc. ¿Quien no se ha encontrado en el trance de intervenir en una conversación entre amigos, compañeros o colegas? ¿Y que tendría de raro que usted, amigo lector, tuviera que dirigir la palabra a un grupo de personas reunidas en una cena u homenaje a algún amigo o conocido? En tales casos, ¿habrá algún lector que no desee saber expresarse de modo que acredite sus méritos personales, aspirando a convencer, a gustar, a destacar, en una palabra?

Más información

pero si no están acompañadas del brío de la oratoria nuestra exposición estará perdida.

Cada vez que hablamos ante un importante número de personas, estamos modelando la actitud de nuestros oyentes. Si nosotros nos sentimos lánguidos, ellos se sentirán lánguidos; si nosotros tenemos poco interés por lo que estamos transmitiendo, ellos igualmente tendrán poco interés por lo que se les expone. Pero si lo que decimos lo decimos con sentimiento, espontaneidad y contagiosa convicción, el auditorio se verá envuelto en nuestro mismo espíritu.

En definitiva, como decía A. Casal Castel, un candil apagado, no produce humo, pero tampoco alumbra. Los errores que podamos llegar a cometer quedarán en un segundo plano si nuestro discurso logra enganchar a nuestros oyentes.

La esencia de un buen discurso es que el orador tenga algo que fervientemente desee decir o que lo haga con agradable sinceridad. Este suele ser el talón de Aquiles de muchos oradores. Se ven tan condicionados y reglados por las normas que deben seguir que se olvidan del núcleo de lo que están diciendo y eso hace que el discurso sea simplemente uno más.

La fraseología es importante, sí, pero más importante es la convicción con la que demos ese discurso. Cualquiera que sea el lenguaje que empleemos, nunca lograremos decir otra cosa que lo que somos. Es por eso que debemos recordar que nosotros somos el factor más importante del discurso que demos.

La acción y el sentimiento están estrechamente unidos y regulando la acción, que depende directamente de la voluntad, podemos regular el sentimiento. Por lo tanto si queremos sentir vehemencia y entusiasmo al pronunciar nuestro discurso, deberemos comportarnos con vehemencia y entusiasmo. La actitud adecuada no será estar apoyados sobre el atril o la mesa, la actitud adecuada será mantenernos erguidos, mirarles con confianza y valor y emitamos un tono de voz firme y seguro.

Comportándonos como si estuviéramos entusiasmados, nos sentiremos entusiasmados y por lo tanto transmitiremos entusiasmo a todo aquel que nos escuche y nos vea.

Así que tome buena nota de todo lo expuesto y empiece a ponerlo en práctica cuanto antes, verá cómo los resultados que obtiene a partir de ahora distan mucho de lo conseguido hasta ahora.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies