¡Una sonrisa!

Foto: Gussin(LCC)

Por Rufino Soto

Los seres humanos somos sociales de nacimiento, la relación con los demás es innata. La falta de comunicación lo que trae es sufrimiento, ya que nuestra supervivencia depende de dos tipos de alimentos: unos materiales, como pueden ser cualquier tipo de víveres; y otro de contacto humano de relacionarnos con los demás y que los demás se relacionen con nosotros. Pocas cosas hay más duras que el aislamiento, pero lamentablemente hoy en día, con los avances en cuanto a comunicación que se han hecho, uno de los males más extendidos es la soledad. Tenemos todo tipo de adelantos para que las distancias sean más cortas y sin embargo parece que se han agrandado, cada vez hay más gente que se siente sola, pueden pasarse incluso días sin intercambiar una palabra con nadie.

En este sentido resulta paradójico, pero podemos sentirnos totalmente aislados y solos entre multitud de gente, por ejemplo en una fiesta en la que se supone que tenemos que estar a gusto y en compañía, o podemos sentirnos acompañados (por un tiempo por lo menos) en el lugar más aislado del planeta.

Resulta bastante sencillo romper esa barrera que nos separa de los demás, puede ser mediante una sonrisa, una caricia o una simple palabra, todas estas cosas logran establecer un vínculo que nos lleva a romper ese aislamiento.

Con ese tipo de detalles lo que transmitimos es bienestar, un acto que no cuesta mucho y que no solamente debemos emplear en casa, pruebe a hacerlo con algún desconocido en el ascensor, en un autobús, en el trabajo….y verá cómo la situación cambia, hace sentir a la otra persona como un interlocutor válido. No le estoy diciendo que tiene que entablar una conversación con todas las personas con las que se cruza a lo largo del día, simplemente le aconsejo que haga la prueba de demostrar a los demás que se ha dado cuenta de que están ahí.

Y en las relaciones más cercanas, no se prive de expresar sus sentimientos, pensamientos, temores, alegrías. Todo eso enriquece la relación y hace que sea más sólida. Esa capacidad para hablar de lo que se siente en el interior es una buena terapia para cualquier persona, esa capacidad de compartir favorece la confianza entre ambas partes.

No debemos pensar que lo que contamos no interesa a nadie, ya que no es cierto, todos somos humanos por lo que en mayor o menor grado todos podemos identificarnos con los sentimientos ajenos. Lo que no tenemos que hacer es repetir la misma explicación una y otra vez, eso sí que puede llegar a ser cansino. Pero su propia experiencia puede llegar a servir a otra persona de tu entorno, y una vivencia suya puede ayudarle a quitar hierro al asunto que tanto te preocupaba.

Las relaciones tienen que ser un dar y recibir constante. Puede ser un consejo, una sonrisa en un momento puntual en el que ha valorado que la otra persona necesitaba, un simple saludo que haga saber a la otra persona que sabemos que está ahí, etc.

Todo cuenta.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

 

1 Comentario

  • Creo, que esta reflexión es muy cierta, ya que cualquier persona que ve en tu rostro una sonrisa inmediatamente te responde con otra sonrisa aunque no la conozcas, aparte irradias energia, seguridad, confianza contigo mismo y con las personas de nuestro alrededor. Gracias por compartir esta reflexion, ya que hay ocasiones en las que estamos tan ocupados en nuestro trabajo, en nuestras preocupaciones, que nos olvidamos de las personas que tenemos a nuestro alrededor. Yo he experimentado que hay ocaciones en las que andamos tan sensibles , que si alguien nos voltea a ver con una cara seria , nos hace sentir super mal, mas sinembargo cuando te regalan una sonrisa, ya te alegraron el dia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies