¿Psicología “anormal”?

Por Sandra Delgado

Para comprender a qué nos referimos cuando empleamos el término psicología anormal, lo más apropiado sería hacer una interpretación o definición adecuada de cada una de las palabras que componen dicho enunciado. La psicología, en si misma, es una ciencia que se ocupa de los procesos mentales y del comportamiento humano. Pero cuando hablamos de psicología anormal, nos estamos refiriendo al estudio científico de las causas que producen trastornos emocionales y conductas que no son consideradas ni comunes, ni normales.

Este es sin duda, un tema muy complejo que nos lleva constantemente a plantearnos diversas preguntas sobre su naturaleza, origen, causas, posibles explicaciones etc. Y en muchas de estas preguntas no hayamos una respuesta que nos convenza por la dureza de muchos de estos casos.

Sin embargo quizá la más complicada de responder es aquella que se cuestiona dónde está el límite entre lo normal y lo que llamamos anormal. Es sin duda alguna, una pregunta difícil de responder ya que no existe un límite claramente marcado entre ambos.

Se suele considerar que una persona está sana psicológicamente cuando se comporta de una manera similar a la mayoría de las personas, percibe la realidad con exactitud, su estado anímico se adecua a cada situación y cuando se desenvuelve adecuadamente en los quehaceres de la vida.

La gama de trastornos mentales es bastante extensa en y en todos los casos el diagnóstico de dicha afección no resulta nada sencillo, ni para el médico que así lo determina, ni mucho menos para el paciente que recibe dicha noticia.

Una de las consecuencias del diagnóstico de un trastorno, es que dicha situación no afecta al individuo que la sufre, sino que se trata de una situación en la que de una u otra forma afecta a todos los de su entorno. Lógicamente serán sus familiares y amigos quienes lo vivan de una manera mucho más cercana que el resto.

A lo largo de la historia las explicaciones dadas para explicar la causa de la anormalidad y su correspondiente tratamiento han variado claramente (y menos mal que así ha sido). Así por ejemplo durante la Edad Media estos trastornos eran relacionados con el pecado y dichas personas eran tratadas como brujas con consecuencias por todos bien conocidas.

Como antes hemos dicho, la gama de trastornos es extensísima. Cada uno de estos trastornos conlleva unas características bastante diferenciadas del resto: tenemos aquellos casos de trastorno de personalidad en la que el individuo afectado no ve nada malo en su forma de actuar ya que cree que es el resto del mundo el que no tiene una conducta lo que se dice natural. En esta categoría entran casos como el trastorno paranoide, anti-social, esquizoide etc

Otra alteración que conforme avancen los años va ir en aumento, es aquella que aparece como consecuencia directa del abuso de ciertas sustancias como pueden ser el alcohol, el LSD, anfetaminas etc, muy especialmente en los jóvenes. Quizá este sea el caso en el que mayor desconocimiento haya sobre sus consecuencias, ya que en muchos casos se trata de algo relativamente reciente y que por desgracia va en aumento.

Hoy en día quizá los trastornos que más comúnmente observamos o escuchamos en TV son aquellos que afectan al control de los impulsos. Entre todas estas se encuentran casos como son el de los cleptómanos (robo compulsivo), ludópatas (juego patológico) o pirómanos (prender fuego compulsivamente).

Sin embargo frente a estos casos, hay otra serie de estados que no pueden considerarse trastornos mentales pero que en algunos casos necesitan una atención especializada. Se trata de situaciones tales como problemas matrimoniales, graves problemas en el trabajo o colegio etc.

En cualquier caso, mientras la psicología tradicional habla de “problemas”, “alteraciones” o “trastornos”, la nueva tendencia es considerar que la persona ha tomado determinadas opciones válidas en un momento concreto, pero que ya no le sirven más adelante, manteniendo sin cambiar, sin embargo, la misma opción no adecuada.

Eliminar el término psicología “anormal” proporciona la posibilidad de entender lo que les ocurre a muchas personas como algo no patológico, sino como algo que les pasa a personas normales y que en ese momento no están adoptando la opción más conveniente para su crecimiento.

Etiquetas:

4 Comentarios

  • Que interesante. Ya veremos que ocurre dentro de poco años con todas las personas que están consumiendo “cosas” que les ayudan según ellos a divertirse, a aguantar la presión del trabajo… etc., vamos a ver sus consecuencias…

  • Para todos los que estamos interesados en este mundo de la psicología, estos artículos resultan apasionantes. Gracias por toda esta información

  • Muy interesante, como todos los artículos que aparecen en esta página. Además de enseñarnos, nos ayuda a comprender algunas situaciones que se nos pueden presentar a nosotros mismos o a cualquier de las personas de nuestro alrededor.

  • Un artículo muy clarificador y que nos hace ver que todos en algún momento de la vida hemos podido sufrir un episodio de este tipo. Siendo igualmente personas normales a las que nos cuesta adoptar una buena opción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies