Procedimientos mnemotécnicos de aprendizaje

Foto: Chris Jones(Licensed Under Creative Commons)

Foto: Chris Jones(Licensed Under Creative Commons)

Por Sheyla Walker

A la hora de memorizar unos datos, dentro de un aprendizaje, podemos distinguir claramente dos tipos de conocimientos completamente distintos, que condicionan la manera de enfocar dicho estudio.

Por un lado estaría la memorización de datos dentro de un contexto con pleno sentido, para lo cual emplearíamos técnicas de relación con otros hechos y datos previamente ya asimilados. Con ello ampliaríamos los conocimientos anteriores relacionando unos con otros e incluso extraeríamos cualquier tipo de consideración práctica al respecto.

Existe, no obstante, dentro de la enseñanza, otro tipo de datos que es imprescindible memorizar para dominar esa materia. Son, la mayoría de las veces, datos inconexos y muchas veces sin sentido, que sin embargo debemos tratar de incorporar a nuestra memoria. Pensemos, por ejemplo, en las reglas de ortografía, las señales de circulación, determinado vocabulario especializado, la lista de músculos y huesos para los profesionales de la medicina, las leyes para los abogados, etc…

Especialmente destinado a este segundo tipo de datos, se vienen utilizando desde la Antigüedad una serie de reglas y procedimientos denominadas “mnemotécnicas”. Estas reglas tienen, todas ellas, la peculiaridad de proporcionar una serie de recursos para la memorización de datos a través de la evocación de otros, a través de la evocación de recuerdos.

Estas evocaciones pueden basarse en dos tipos de técnicas: técnicas de descodificación y técnicas de organización.

Las técnicas de descodificación tiene por objeto el dar un sentido a esos datos inconexos, cifras, nombres, fechas, conceptos de tal manera que estos cobren un sentido para nosotros.

Debemos memorizar que Anibal era hijo de Amilcar Barca, podría ser útil ponerle al gran general cartaginés la cara de tu vecino y al gran Amilcar la de su padre (la del padre de tu vecino).

Cuanto mayor es la claridad y el grado de elaboración de las relaciones más fácil será retenerlo.

El sistema es similar en cuanto a la memorización de conceptos abstractos. Conviene relacionarlos directamente con otros más concretos y que nos resulte fácil de evocar.

Así, por ejemplo, la fotosíntesis puede ser evocada como una “fotografía” (foto) que “resume”(síntesis) la vida de una planta.

Las cifras y fechas también pueden estar asociados a animales, objetos o personas de tal manera que mediante la evocación de estos en sus distintas relaciones también nos proporcionen mayor facilidad para recordar esos datos.

En cuanto al otro tipo de técnicas o de organización, existen multitud de variantes, aunque quizás la más utilizada sea la de crear una historia, un cuento a lo largo del cual se van desarrollando los datos y acontecimientos que queremos memorizar.

Imaginemos que eres un cartaginés que acompañas a Anibal y su ejercito, a través de los Alpes, montado en un elefante africano. La propia proximidad de la historia nos hará verla con otros ojos y sin duda nos resultará mucho más sencillo memorizar las fechas, los lugares, las batallas, las victorias y las derrotas.

Muy relacionado con esta técnica de la historia está la “técnica de loci” que consiste en asociar los conceptos que pretendemos memorizar con un lugar que conozcamos muy bien como una casa, un edificio o un camino, de tal manera que si mentalmente vamos paseando por ese lugar podemos en cada rincón ir asociándolo con cada dato concreto que queramos retener.

La elaboración de cada una de estas técnicas parece lento y laboriosa para hacer frente a la gran cantidad de datos que se exigen memorizar en nuestras escuelas y en las universidades; sin embargo si que es práctica la aplicación de estas técnicas si lo conseguimos hacer casi de manera automática, inconsciente.

Ayudar a que la mayoría de los alumnos desarrollaran este tipo de técnicas desde la infancia sería de gran ayuda para el futuro académico de la gran mayoría de los estudiantes.

Son técnicas sencillas y que muchas personas aplican ya intuitivamente pero no dejaría de ser un paso adelante conseguir generalizar su uso.

El arte de hablar en publico

F. Scott – El arte de hablar en público y tener habilidades sociales

Aunque probablemente usted no se verá precisado a ser orador y ni siquiera tendrá ocasión para ello, sin duda se le presentará alguna vez la ocasión para dirigir la palabra a un grupo más o menos numeroso de personas en diferentes ocasiones que la vida puede ofrecer: un banquete, una boda, un homenaje, etc. ¿Quien no se ha encontrado en el trance de intervenir en una conversación entre amigos, compañeros o colegas? ¿Y que tendría de raro que usted, amigo lector, tuviera que dirigir la palabra a un grupo de personas reunidas en una cena u homenaje a algún amigo o conocido? En tales casos, ¿habrá algún lector que no desee saber expresarse de modo que acredite sus méritos personales, aspirando a convencer, a gustar, a destacar, en una palabra?
Más información

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies