Yo y un público

Foto: Freeman(LCC)

Por Inma Miralles

A la hora de preparar y enfrentarnos a una presentación en público además de otras muchas cosas tenemos que tener en cuenta que muy probablemente nuestra intervención se verá cortada por la intromisión de oyentes que quieran dejar constancia de su opinión o que quieran hacer alguna pregunta.  Para eso nos vendrá muy bien tener aprendidas algunas reacciones o comportamientos que nos ayudarán a salir del paso de una forma mucho más tranquila y sosegada, sin apuros y sin presiones.

1. Uno de los elementos que más problemas nos suelen dar a la hora de hacer una exposición oral son los aparatos eléctricos, así que préstales atención.

Por lo tanto antes de que la sala quede llena y empecemos con la exposición deja bien preparado todo, de ese modo evitarás de antemano muchas de las causas que pueden producir posibles molestas o interrupciones.

2. Haz uso de chuletas que tengas muy a mano en todo momento a lo largo de la exposición.

Una vez que tengas preparado el contenido de tu exposición dedica cierto tiempo a plantearte cuáles pueden ser las alegaciones que te puedan hacer los oyentes y en base a eso prepara un esquema con respuestas claras y rápidas.

Tienen que ser respuestas que a simple vista puedas defender, sin grandes complicaciones.

3. Nada de llamadas externas y molestas.

Justo antes de que de comienzo tu exposición pide a los asistentes educadamente que por favor apeguen sus teléfonos móviles. Parece algo obvio pero hay muchas personas a las que ese simple acto se les pasa de largo muchas veces.

4. Se siempre amable aun cuando las interrupciones que te hagan no tengan mucho que ver con el objeto de la exposición.

En este punto debemos prestar especial atención a los cínicos, evitando responderles meticulosamente a todas y cada una de las objeciones que hagan. Responde siempre de una forma contundente pero sin que llegue a parecer que te has sentido receloso o atacado.

5. Concede importancia a lo que lo tiene.

Por muy interesante y bien expuesto que esté lo que cuentas, entre tantos oyentes siempre habrá alguna persona que en cierto momento desconecte de los que expones. No te preocupes, tarde o temprano volverá a coger el hilo, así que no te obsesiones y sigue como hasta ahora.

6. Las frases contundentes requieren de una respuesta, nunca deben quedar sin réplica.

Con un tono de firmeza y seguridad pide al oyente que explique claramente dónde ve el problema y qué posible solución le ve. Hazlo siempre con elegancia y en el caso de que su opinión quede bien justificada admítelo y sigue adelante.

7. Aprende a diferenciar.

No todas las objeciones que nos hagan a lo largo de la presentación tenemos que tomárnoslas como una interrupción. Podemos aprovecharlas para crear un diálogo más rico con nuestros oyentes.

Debemos tomarlo como una oportunidad para profundizar más y mucho mejor en la oferta que les estamos haciendo.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR