¿Por qué los esqueletos beben tanta leche? Porque es buena para los huesos

accionreaccionPor Iluminada García

Contar historias a los niños pequeños y no tan pequeños puede ser una gran aventura, más si esas historias son de miedo o suspense. Para ellos vamos a dar una serie de pistas para los padres y madres:

  1. Hacer una buena selección:

Ante todo deben ser historias divertidas y que tengan un punto de misterio para mantener la atención del niño despierta. La violencia gratuita no aporta ningún valor añadido a la historia, recordemos que se la estamos contando a un niño.

La historia puede parecer igual de horripilante al niño sin la necesidad de que aparezcan personajes asesinados o descuartizados.

  1. Podemos sustituir el terror por el humor:

Un personaje jocoso puede ser incluso más interesante que un personaje malvado o terrorífico. Así por ejemplo el protagonista de nuestra historia puede ser un vaquero vestido de superhéroe en lugar de un jinete sin cabeza.

  1. Mejor susurrar, no gritar:

No hace falta que alcemos la voz o gritemos para captar su atención, eso les asusta mucho, así que conseguiremos el mismo efecto cambiando el tono de voz y la intensidad, sin necesidad de gritar. Para ambientar más la historia siempre podemos imitar el sonido de los pasos en el suelo,

Musica para que jueguen los niños

CD MÚSICA PARA QUE JUEGUEN LOS NIÑOS

Ritmo, compás, melodías. Todas las investigaciones actuales hacen especial hincapié en la vital importancia que tienen las tempranas experiencias del niño, a través sobre todo del juego y de la música para su desarrollo intelectual, motriz y social..

Más información

hacer el chirrío de una puerta que se abre, etc.

Mediante esos trucos conseguiremos que el niño se centre aún más en el argumento, sin perder el hilo de la historia. Con gritos de terror sería más fácil que perdiera el hilo ya que se desconcentraría.

  1. Modular la voz:

Lo que hace que una historia cree suspense o no, es la forma de contarla. Si una historia la adornamos con sonidos y voces diversas gana muchísimo en interés para el niño. Si además contamos la historia con detalles de humor aún se consigue un efecto mucho más enriquecedor.

En esta labor no solamente contamos con nuestra voz, recuerda que puedes hacer uso de la expresión de tu cara, de añadir gestos exagerados que den más realismo a la historia, utilizando expresiones cómicas o incluso haciendo que el niño participe de todo eso.

  1. Evitemos mostrar las ilustraciones:

Si les mostramos la imagen que incluye el cuento les impedimos que sean ellos mismos con su imaginación quienes creen el aspecto del personaje o quienes imaginen cómo será el entorno en el que se desarrolla.

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies