Perdonar

Por Isabel Solís

En la convivencia diaria, muchas veces, a un individuo le decepcionan otros individuos. Estas decepciones afectan a los sentimientos, producen tristeza, lástima, dolor, resentimiento y pueden producir ira o rabia. Cuando el hombre ve situaciones similares a las que él vivió, las emociones anteriores aumentan. El individuo que tiene ese sentimiento desagradable padece un estado de estancamiento emocional y ve limitado su poder para actuar. Al perdonar, el hombre entiende que los errores le sirven de oportunidad para el desarrollo personal, para ampliar la conciencia y para desarrollar la compasión y la comprensión.

En ocasiones al hombre le cuesta perdonar porque el resentimiento le otorga una sensación de poder, le permite influir en los demás, le ayuda a evitar la comunicación y a esquivar sentimientos. A la hora de que alguien vaya a perdonar hay que recordar que es una decisión personal, que hay que respetar el periodo de no-perdón. Cuando al final se perdona es porque se entienden las opciones de quién hirió. No hay que validar, aceptar y justificar a quién hirió ni a sus razones, lo que hay que hacer es tener en cuenta que hay otras formas de ver el mundo.

Otra de las cosas que implica la acción de perdonar es el reconocimiento de que la persona que dañó tiene necesidades o emociones ocultas. Éstas forman tres grupos:

 

  • desamparo, inseguridad o miedo
  • necesidad de reconocimiento o de demostrar poder
  • petición de respeto, amor, amistad o aceptación.

La persona que daña es aquella que interiormente se siente dolida, confundida, desvalida, envidiosa o con algún trastorno.

Cuando uno perdona de verdad libera emociones desagradables que si no se eliminaran y permanecieran reprimidas y negadas podrían dominar la personalidad de ese individuo. Además si estas emociones no se liberan pueden afectar al organismo de distintas maneras, dolores de cabeza, de espalda, molestias estomacales…

Cuando se perdona se aprende que se puede no estar de acuerdo con alguien y mantenerle el afecto. El compromiso que se crea con el perdón lleva a que se trabaje activamente en las situaciones que surjan en relaciones con otros.

Ante una situación de perdón los pasos que se siguen son:

 

  1. Dolor o confusión por lo vivido, tras la experiencia y por un periodo corto
  2. Coraje por la experiencia afectante
  3. Aceptación temporal de esa experiencia, se produce un cambio en la manera de percibir las cosas por medio del cual se es capaz de encontrarle algo práctico a esa dificultad.

En las ocasiones en las que un individuo acusa a otro de haberle fallado no suele pensar que tal vez era él quien tenía que haber cambiado sus expectativas y exigencias respecto a los demás. Al ser dañado por otro más que el acto en sí, lo que duele es que las expectativas formadas de la otra persona se derrumben.

 

EL VIAJE DECISIVO
¿VAS A HACER DIETA O ADELGAZAR?

Porque adelgazar no es ni una moda ni un capricho, es Salud y Vida. Tu cuerpo ya te ha avisado.

El Viaje DecisivoEste método no es una dieta, ni una pastilla milagrosa, ni una lista de ejercicios gimnásticos es algo revolucionario, por fin el apoyo psicológico que necesitas para poder adelgazar

Tú ya sabes qué tienes que hacer. Lo que no sabes es cómo hacerlo. Este método te explica paso a paso cómo adelgazar definitivamente. Te va a dar el apoyo que necesitas y que nunca has tenido para lograrlo.
Evitarás el efecto rebote, perderás peso. Para Siempre
Porque adelgazamos con la cabeza, no con el estómago. Tu cerebro te ha hecho engordar y tu cerebro va lograr que adelgaces.

El Viaje Decisivo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies