Administrar el tiempo

Por Juan P. Rondel

Tal y como está ideado el mundo laboral hoy en día, todos trabajamos a un 120 o un 130 por ciento de nuestra capacidad real. Vivimos sin respiro. Nuestra jornada laboral es tan intensa que apenas nos queda tiempo para otras cosas. Además cada vez se nos exige más y más, donde hasta hace poco trabajaban cuatro personas, ya sólo trabajan tres, y no tengan ninguna duda de que en la próxima reestructuración sólo quedarán dos. Mientras tanto el trabajo se incrementa.

Ninguno de nosotros somos superhombres y tarde o temprano el sobreesfuerzo puede pasarnos factura.

En tales circunstancias se impone una reflexión: debemos aprender a administrar mejor el tiempo que tenemos.

Si tenemos demasiadas cosas que hacer y poco tiempo para hacerlas podemos empezar a sentirnos abrumados. Gestionar con mayor racionalidad nuestro tiempo nos ayudará a tomar de nuevo las riendas de nuestras vidas.

Una actitud optimista y positiva refuerza nuestra confianza y nos proporciona mayor energía para afrontar el día a día.

Debemos aprender a priorizar. Sabemos qué es lo más importante y por tanto sabemos qué debemos hacer en primer lugar, sabemos que es secundario y que puede esperar. También sabemos que es aquello que no tiene importancia y que por tanto debemos dejar de hacer.

Simplemente ejercitando este poder de elección, de priorizar unas tareas sobre otras estamos ejerciendo nuestra libertad y nos sentimos con mayor poder sobre nuestras vidas.

Podemos identificar aquellas actividades que nos reportan mayor beneficio y dejar de lado aquellas que no lo hacen o que han dejado de hacerlo. Es posible que en un determinado momento de nuestra vida unas actividades hayan sido las más importantes, pero ¿lo siguen siendo o las prioridades han cambiado? Debemos actuar con agilidad y flexibilidad dejando de lado aquellas que ya no nos aportan nada.

Según la ley de Parkinson “el tiempo se expande hasta ocupar el tiempo que le ha sido asignado”. Es decir, si tenemos un día de trabajo y nos conceden una semana para realizarlo, sin duda iremos demorando nuestro trabajo hasta ocupar toda esa semana en hacerlo.

Pero esta ley se cumple igualmente en sentido inverso. Si un trabajo que normalmente nos ocuparía un día entero debemos terminarlo en una hora, no hay ninguna duda de que conseguiremos terminarlo a tiempo si así nos lo exigen.

Este postulado es susceptible de ser cumplido en cualquier tipo de actividad.

Una adecuada gestión de nuestro tiempo implica un mejor aprovechamiento de nuestra vida, pero en el ámbito del trabajo puede significar dotar a nuestra actividad de un valor añadido que contribuya a proporcionarle mayor reconocimiento profesional e incluso una mayor remuneración por su trabajo.

Así es, porque debemos recordar que la falta de tiempo para desarrollar nuestras actividades no es sólo un problema personal suyo sino que lo es de todo el mundo, de su jefe, del jefe de su jefe, de sus compañeros o de sus subordinados.

Todos padecemos el mismo problema, por eso es esencial convertirse en un experto gestor de nuestro tiempo que sepa sacarle el máximo rendimiento. Ahí podemos encontrar la diferencia entre nuestro aprovechamiento y el de los demás, sintiéndonos además dueños de nuestra propia vida y de nuestras propias decisiones.

Jose Luis Lashayas – Vamos a mejorar

La superación profesional como camino en la trasformación personal
Una guía de las acciones que nos llevaran a una optimización de nuestro esfuerzo encaminándolo a conseguir nuestras metas tanto dentro de nuestra empresa como en el ámbito personal. Un sendero que nos conducirá a que el nuestro éxito profesional interactúe con nuestro desarrollo y evolución personal.
Más información

Etiquetas:

1 Comentario

  • Mientras trabaje 30 años como cajera de un Banco , estuve bastante apurada con tres hijos y separada….todo el tiempo apurada, no tenia mucho tiempo de evaluar nada. Solo hacer las cosas lo mejor que pudiera….y decidir por todos.
    Me jubile, deje de vivir con mis hijos porque cada uno tomo su camino, pues ya son grandes, y comenzaron los fantasmas del miedo y la ansiedad….si tienen algun problema me engancho…. si pienso en la muerte me engancho, si muere algun amigo o conocido me engancho….Y no es facil sacar los pensamientos negativos de la cabeza. No me gusta la terapia porque me hacen hablar de mi infancia y no tengo los mejores recuerdos….. un saludo… ana…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies