El beneficio de los síntomas

bodypartsMauricio S. Sanchez

La palabra “síntoma” viene del griego “sin” y “piptein” y significa “caer con”, es decir, coincidencia o consecuencia de algo. Los síntomas son la expresión visible de que algo ocurre. Los síntomas tienen sentido, reflejan algo importante, se inscriben dentro de la historia personal de cada individuo. Quedarse en el síntoma es renunciar a la curación. Lacan decía que el síntoma es la verdad. “¡Viva los síntomas!”, porque los síntomas nos avisan de que estamos caminando por un territorio pantanoso antes de que nos hundamos definitivamente en la ciénaga.

Los síntomas no son el ser del paciente, sino su manera de ser. Eliminar los síntomas con fármacos es renunciar a la raiz de la sanación. El insomnio, por ejemplo, es la expresión de un fracaso en la elaboración psíquica: cuando aparece al comienzo de la noche tiene como causa la ansiedad, mientras que si nos despierta a media noche, su origen es una depresión. Y mientras la ansiedad tiene relación con el miedo, la depresión tiene relación con la culpa. Eliminar el insomnio con una pastilla nos impide ayudar a esa persona a trabajar con su inconsciente.

Cuando investigamos cuál es el motivo, el beneficio secundario, la intención positiva, de un estado determinado, en realidad estamos afirmando que dentro de nosotros ha ocurrido algo que desafía toda lógica. Las razones no justifican, las consecuencias son independientes de sus causas. La típica pregunta de la mayor parte de las personas “¿por qué me está pasando esto?” está abocada al fracaso, ya que es una pregunta que traspasa las fronteras de la conciencia y se hunde en el incosciente. Tratamos de razonarlo todo, de hilar con la lógica.

No hay razones lógicas para la ansiedad o para la depresión. El ser humano enferma cuando no tiene razones para amar, o para sufrir. El ser humano enferma cuando no hay una razón transpersonal que de sentido a su vida. Cambiamos una experiencia real por una circunstancia imaginaria. Y ahí no funciona la lógica, ese es el terreno del inconsciente.

Al síntoma hay que preguntarle el “para qué”, hay que averiguar la relación entre el síntoma y su finalidad, entre la enfermedad y la biografía del que la padece. La clave está en saber distinguir entre el saber y la realidad. La psicoterapia remedia las disfunciones del pensamiento y le enseña a enfrentarse con la realidad.

Los síntomas no definen a la persona, sino a su manera de operar, de hacer las cosas. Y esa es precisamente la función que hay que darles, la de explicar cómo la persona hace lo que hace para sentirse mal. Yo no puedo cambiar las cosas, sino sólo la manera en que veo las cosas. Y los síntoams me ayudan a identificar cómo puedo hacer para cambiar esa óptica de las cosas.

——————————————-

Ricardo Ros – Cómo dejar de fumar en un día


Si estás leyendo este texto es porque tienes el deseo de dejar el tabaco y necesitas unas instrucciones para poder hacerlo sin pasarlo mal. Es muy importante esta idea: generalmente has oído decir que dejar de fumar es un proceso duro y doloroso. No tiene por qué serlo si sigues las instrucciones que te voy a dar y aceptas las herramientas que te voy a proporcionar
Más información

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies