No todo es objetivo en la lectura

dyandnightPor Valeria Molina

Cuando se realiza cualquier tipo de lectura para que esta llegue a ser eficiente es necesario que exista un verdadero diálogo entre el escritor y el lector. Esta forma de lectura exige una doble actitud: por un lado debe haber una apertura hacia el propio pensamiento del autor, y por otro, una reacción consciente y reflexiva frente a los conceptos y afirmaciones leídas.

Por supuesto si no se da alguno de estos dos aspectos, la lectura habrá sido ciertamente pobre y deficiente. Leer no consiste en dejar pasar las palabras ante nuestros ojos, sino en tener una actitud llena de dinamismo.

Otro problema al que tenemos que hacer frente al realizar una lectura es aquel que se refiere a nuestras propias ideas. Resulta comprensible y lógico que cada persona tenga sus propias ideas y creencias sobre el tema que se trata en la lectura a la que se está enfrentando. Sin embargo desde el momento en el que iniciamos una lectura deberíamos olvidarnos de ellas para tratar de entender mejor el punto de vista que está defendiendo el autor.

En este tipo de situaciones de nada sirve que cada uno tome una actitud de monologista sin prestar siquiera atención a lo que el otro nos quiere decir o comunicar. Muchas veces tendemos a prestar atención solamente a aquellas ideas de nuestro interlocutor que concuerdan con las nuestras y no dejamos penetrar a las otras.

Solamente adoptando el punto de vista del propio autor podremos llegar a percibir y captar todo aquello que nos quiere decir. Esto no quiere decir que debamos olvidarnos de nuestro modo de pensar, sino que significa que tenemos que dejar de lado por un momento nuestras opiniones para ser capaces de captar en toda su riqueza lo que el autor pretende decirnos.

Esta actitud será la que nos permita enriquecernos de verdad sea cual sea el resultado de nuestra lectura: podemos llegar a aceptar por completo las ideas expuestas por el autor, podemos rechazarla por completo o podemos tomar algunas ideas y rechazar el resto.

Otra actitud que nos facilitará la comprensión del texto es aquella que hace referencia a la anticipación. Con esto quiero decir que lo escrito por el autor tendrá previsiblemente una lógica acorde con lo que quiere decir, por lo tanto si nos anticipamos podremos avanzar por el texto con mucha mayor familiaridad.

Para poder tomar esta estrategia es necesario que el lector tenga los mayores conocimientos posibles sobre el tema, los conocimientos previos son vitales en este caso. Esta forma de leer lo que nos aporta es una gran apertura de mente.

Y finalmente para terminar de completar ese importante diálogo entre el autor y el lector es necesario hacer una evaluación crítica ante el fondo o contenido del texto, la que se refiere a la verdad o falsedad de lo expuesto.

Con este tipo de evaluación lo que se hace es llevar a examen la argumentación y su fuerza demostrativa. Con esta evaluación lo que se pretende es llegar a una verdad objetiva a la verdad de los hechos en si.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies