Existen niños superdotados

Foto: Gupta(LCC)

Por John Matius

Los niños superdotados existen. Podemos definirlos como aquellos que, sin una estimulación especial y en igualdad de condiciones, muestran mejores habilidades o condiciones a las del resto en una o varias facetas. Una de ellas, posiblemente la más valorada, es la inteligencia; pero existen muchas otras. Los niños superdotados suelen destacar en una o en varias disciplinas, pero nunca en todas. Tiene mayor facilidad para un área o áreas concretas.

El código genético marca el número de neuronas y probablemente la facilidad futura para establecer conexiones entre ellas, pero no cabe duda de que es la educación la que determina que en esos cerebros se desarrollen esas conexiones.

Algunos niños nacen con especial facilidad para desarrollar este tipo de conexiones ya sea en un área cerebral concreta o en varias de ellas. Pero, incluso en estos casos, estos niños no termina de desarrollar dichas conexiones mientras no encuentran estímulos que les incite a ello dentro de su educación.

Por el contrario, niños, con un código genético menos brillante a priori, si son estimulados convenientemente pueden desarrollar una mayor cantidad de conexiones neuronales que otros aparentemente más dotados.

Los niños superdotados aparecen en todas las clases sociales, económicas y culturales pero indudablemente si estas condiciones son favorables benefician el fortalecimiento de estos pequeños genios.

La aparición de estos niños supone un verdadero problema para el sistema educativo ya que está diseñado para una “normalidad” y cualquiera que se aparte de ésta encuentra dificultades para desplegar todas sus aptitudes.

La educación ideal debería intentar no excluir a estos niños, integrarlos dentro de sus grupo, pero darles de manera individualizada la atención que se merecen.

Que puedan destacar en una faceta concreta no debe impedir que la formación que reciban sea integral. Es decir, deberá hacer incidencia también en aquellas otras materias en las que no sean tan brillantes.

Un niño especialmente dotado para las matemáticas o la música no debe descuidar su formación física o plástica, o en cualquier otra materia.

En la educación tradicional se ha sobreentendido que no era saludable la excesiva estimulación de los niños. Esto parece actualmente superado. No existe peligro de sobreestimulación.

El propio niño cuenta con recursos suficientes como para evitar aquello para lo que no está suficientemente preparado. Si está cansado se aburrirá de nuestra insistencia con lo que nuestros intentos por estimularle resultarán baldíos. Lo mismo ocurrirá si tiene cualquier otra necesidad fisiológica, hambre, sed o se encuentra en un ambiente poco adecuado en que puede distraerse con facilidad.

No sólo eso. Si no que además generarán un rechazo por parte del niño por lo que todo intento será inútil.

Por el contrario. Un niño normal explora constantemente su entorno, investiga todo lo que le resulta llamativo. El niño es curioso por naturaleza. Todo lo quiere saber, experimentar nuevas sensaciones, nuevas experiencias, etc… Su afán por aprender cosas nuevas no tiene límite.

Los juegos, los juguetes o los estímulos nunca son demasiados.

Además, tengamos la completa seguridad de que un niño conveniente estimulado en todas las facetas tiene mayores posibilidades de conseguir ser un adulto feliz.

Es como si le diéramos a una persona mayores facilidades para desarrollarse en cualquier actividad, en cualquier campo o aspecto de la vida. Su capacidad para elegir será mucho mayor. También lo serán sus posibilidades de éxito.

Tener un hijo superdotado exige un sobreesfuerzo por parte de los padres, porque necesita más que otros. Necesita más información, más dedicación pero sobre todo más comprensión y apoyo.


Nuevos enfoques en educacion

Varios autores – Nuevos enfoques en educación

Podemos utilizar una analogía para explicar la forma en que podemos aumentar nuestros estilos de aprendizaje. Cuando vamos a pescar no se nos ocurre ir con un sólo anzuelo, seria absurdo algo así, porque si lo perdiéramos estaríamos desperdiciando todo el día. Igualmente, si fuéramos con un sólo anzuelo tampoco podríamos pescar diferentes tipos de peces, ya que hay distintos anzuelos apropiados para cada tipo de pescado. Tendremos más posibilidades de éxito cuantos más tipos de anzuelos llevemos en nuestra bolsa. Esto, que es algo evidente para ir a pescar, parece que no lo es tanto para bastantes estudiantes a la hora de ponerse a utilizar sus estilos de aprendizaje.
Más información

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies