¡Necesito ayuda!

Por Nelly Vargas

Esta simple exclamación a la que en un principio no daríamos más importancia de la que tiene, puede esconder una importante dependencia. En principio, saber pedir ayuda cuando a uno una situación le supera, es algo realmente positivo e importante, ya que también existe el extremo opuesto, aquellas personas que se consideran tan autónomas y autosuficientes, que no son capaces de pedir ayuda nunca.

En este caso vamos a hablar de aquellas que consideran que no se las pueden arreglar solos, porque consideran que no hacen nada bien. Enfrentarse a la vida diaria para ellos supone un auténtico reto, ya que creen que tienen verdaderos problemas para realizar nuevas tareas que se les van presentando día a día.

Si realmente sufres de dependencia, la vida para ti supone un auténtico suplicio. No te crees capaz de hacerle frente tú solo, crees que tu necesidad por los demás es algo imprescindible.

Tu pensamiento se reduce a: “no soy capaz”.

Tu vida es una lucha, una constante lucha por la supervivencia en un mudo de adultos, en la que tú te sientes como un pequeño indefenso.

Y a esto hay que añadirle tu indecisión para tomar decisiones. Lo que aumenta más la dificultad que uno tiene para tomar un camino u otro, para adquirir un coche u otro, para aceptar o rechazar un trabajo, para escolarizar a tus hijos en un colegio o en otro, para asistir a una cita o a otra, etc.

Estas personas viven en una constante duda. Primero para tomar una decisión, lo cual meditan y piden opinión un ciento de veces, y después de decidirse, siguen dando vueltas al asunto, pensando en si su decisión será la correcta.

A este tipo de personas lo desconocido les atemoriza, es por eso que no les gustan los cambios. Prefieren que todo siga igual, que nada cambie. Esto se debe a su inseguridad en la toma de decisiones.

Sí que es cierto que este tipo de personas presentan cierto déficit en lo que a recursos se refiere. Esto no tiene otra explicación, mas que siempre han relegado sus quehaceres o tareas en otros.

Sin embargo, también es cierto que en la mayoría de los casos estas personas exageran sus incapacidades, sin ni siquiera intentarlo. Algo que sin lugar a dudas, conforme vayan practicando, irán poco a poco mejorando.

Ya hemos visto que una de sus estrategias para evitar responsabilidades es la de relegar su deber en otras personas. Por otro lado, otro sistema que emplean es el de huida.

Lo que hacen es, de un modo u otro, evitar las tareas que creen no son capaces de realizar.

Esta realidad puede darse por padres que sobreprotegen demasiado a sus hijos o por lo contrario. Padres que han sido muy poco protectores.

Por lo tanto resulta imprescindible que las personas, ya desde una edad muy temprana, establezcan una base que sea segura y seguidamente, con esa base como sede, moverse para llegar a ser autónomos.

En definitiva, hay que cambiar esa dependencia por un sentimiento real de eficacia, viéndote a ti mismo como una persona autónoma y autosuficiente que puede moverse tranquilamente en un mundo de adultos.

Aprender a cuidar de uno mismo, aunque aceptemos la ayuda de otros cuando la circunstancias así lo exijan.

 

Anorexicas y bulimicas


Ricardo Ros – Anoréxicas y bulímicas, Cómo cambiar la autoimagen

Cómo cambiar la autoimagen. Es un libro para los padres y otro para las hijas. Las personas tienen una autoimagen distorsionada, del cuerpo en general o de alguna de sus partes. Ven su autoimagen diferente a la realidad. También tienen sentimientos y emociones en relación con el cuerpo en general o sobre alguna parte de su cuerpo, así como la satisfacción del cuerpo o comportamientos relacionados con la apariencia. Es decir, las personas con anorexia y bulimia cambian las percepciones y pensamientos, sus creencias sobre el cuerpo y su propia experiencia corporal, haciendo autoafirmaciones internas, diálogos internos, en relación con su propio cuerpo distorsionado. En la autoimagen mental de estas personas hay una diferencia entre la realidad corporal y su propia percepción de su cuerpo. La anorexia y la bulimia están basadas en una autoimagen mental distorsionada, pero también en pensamientos, sentimientos y conductas sobre su propio cuerpo y su experiencia corporal junto con temas culturales y sociales
Más información

1 Comentario

  • Hola,en estos momentos de mi vida si soy una persona que dice “necesito ayuda, sola no puedo”. A lo largo de mi vida (59 años) he hecho cosas que a mi me parecian normales, normales en una madre, en una hija, en salir de situaciones tremendas (ahora veo lo riesgos) por sacar adelante la vida de mi hijo, su frase favorita “mama siempre dices que no puedes y siempre puedes”. Siempre me he movido a buscar la solucion de las cosas ya que mi entorno creia que yo siempre salgo adelante. Pero llego el dia en que tuve que ocuparme de mi misma y ahi tropece con la roca, no se ocuparme de mi, vino mi infancia a visitarme y tuve que parar, al parar para mirar atras, dije “necesito ayuda yo sola no puedo” mi madre antes de asumir que no ha parado de abandonarme desde antes de nacer y aun ahora me dice aqui tienes cobijo y a continuacion me echa, ahora estamos de juicios,quizas la justicia se lo explique. Mi hijo que es lo que mas quiero en este mundo ha tomado su decision de vivir al margen y si quiero saber de el tengo que mirar en facebook, que triste, ahora dime si es que me he acomodado a yo no puedo?. Estoy realmente cansada y no se cual es mi sitio. U saludo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies