Tu aprobación

Por Susana Clemes

Yo conozco a muchas personas que no pueden vivir tranquilos si no es con la aprobación de los demás.  Para ellos es como una verdadera necesidad que no puede controlar ni evitar, no entienden que esa costumbre responde más a un deseo que a una necesidad. Lógicamente a todo el mundo, incluido yo, nos gusta que nos aplaudan, que nos digan cumplidos y nos alaben. La adulación en si misma no es mala, lo que es malo es que se convierta más en una necesidad que en un deseo.

Una persona que solamente desea la aprobación de los demás porque le hace sentirse feliz esta bien, el problema viene cuando es una necesidad ya la falta de ello puede llevarnos a derrumbarnos. Esto se vuelve en nuestra contra y se convierte en una fuerza autodestructiva.

El verdadero problema se da cuando esa necesidad de apoyo se convierte en necesidad de apoyo de toda la gente para cada acción que emprendemos o hayamos cumplido. Esto lleva incluido la miseria y la frustración por hallarnos en un callejón sin salida que no aporta ningún tipo de beneficio.

Si nos paramos a pensarlo es prácticamente imposible vivir en este mundo sin provocar alguna desaprobación de la gente.

Estas personas circulan por los círculos sociales sin tener una opinión propia de prácticamente nada, pues su necesidad de halago le llevaba a adaptar su discurso para agradar los oídos de su interlocutor. Esto quiere decir que realmente estas personas no existen, lo que existen son las reacciones de los demás que determinan lo que dice y acepta.

Supone un sacrificio de nuestra verdadera personalidad por las opiniones o predilecciones de los demás. La búsqueda de apoyo es uno de los puntos más importantes en la vida de estas personas y eso hace que la verdad como tal desaparezca por completo.

Es difícil enfrentarse con un rechazo o una censura y mucho más sencillo adoptar un comportamiento que inspire aprobación. Pero con este tipo de actitud lo que estamos consiguiendo es darle mayor valor a la opinión de los demás que a la nuestra. Se trata de una verdadera trampa con verdaderos peligros.

A fin de evitar esta peligrosa trampa de la búsqueda de aprobación, es imprescindible examinar los factores que nos impulsan a esa necesidad.

Esta actitud la tenemos de muy pequeños cuando necesitamos que nuestros padres aprueben nuestras iniciativas: “¿Está esto así bien, mamá?” Aunque esa necesidad de aprobación debe limarse desde la cuna, es bueno pedir una segunda opinión pero poco a poco el niño debe adquirir autonomía para decidir por si solo.

Otro momento en el que la búsqueda de aprobación máxima, es cuando vamos al Colegio. Es un momento y una institución en la que debemos pedir permiso para todo. Es un momento de claro control, digamos que la aprobación es el camino del éxito

Y por supuesto por parte de la Iglesia, que a través de la culpa nos hace someternos y buscar la aprobación general. Y también del Estado que nos exige la búsqueda de aprobación como motivador de conformidad.

Algunos ejemplos típicos en esa búsqueda de aprobación:

1. Cuando alguien nos muestra su desaprobación cambiar de postura siempre.
2. Nos sentimos deprimidos y dolidos si alguien nos desaprueba.
3. Mostrarnos demasiado aduladores con una idea que no compartimos pero que ha sido pronunciada por otro.
4. Pedir casi permiso para expresar nuestra opinión, como si el permiso de los demás fuera necesario.
5. Decir cosas que no pensamos para entrar bien el grupo en el que nos estamos moviendo.
6. Etc.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

 

6 Comentarios

  • DORIS 20 DE JUNIO DEL2013
    YOSOY ASI NECESITO DE LA APROBACION ,A VECES PIENSO QUE ES POR QUE ESTOY MUY SOLA Y ESTO LO TOMO COMO UNA MUESTA DE CARINO ,QUE TANTO NECESITO.
    ESTO NO ME HACE BIEN YA QUE DUDO MUCHO .QUISIERA ME PUDIERAN AYUDAR
    MUCHAS GRACIAS
    LES ESCRIBO DESDE ARGENTINA

  • El artículo es bueno en lo que términos muy generales quiere decir, todo el mundo conocemos a gente así. Pero lo que me llama la atención es que tiene una idea absolutamente confundida con el concepto de “culpa” de la Iglesia, al menos de la Iglesia Católica, en lo que prima es el perdón y la caridad y no la idea de “culpa” que se quiere mezclar aquí, NUNCA se busca la aprobación general, ni jamás se somete al juicio de los demás, pero no voy a entrar en explicar ésto que es largo y tendido, solamente quería hacer resaltar como una sola frase corta puede determinar un absoluto desconocimiento de todo la base de una religión Un saludo

  • Que buen articulo me gusta,mi opiniòn sobre esto es que es muy triste vivir,sin tener un criterio propio,me parece que es muy importante ser uno mismo y aprender ha hacer valer nuestroas ideas y nuestros puntos de vista,muchas veces es dificil pero se debe aprender hacer ver a los demas que somos valiosos y validos en todo aspecto. Gracias por compartir estas enseñanzas tan utiles-

  • Ok. Y como superarlo cuando es crónico! ….

  • La desaprobación es dura de vivir, sobre todo si viene de alguien importante para mi, esto supone no expresar acciones, pensamientos y sentimientos, es vivir escondido delante la gente.

  • Me encanta toda la informacion que me mandan , respecto a este mi opinion es que si he cierto hay personas que hasta pueden vivir una vida que ni si quiera les agrada con tal de tener la aprovacion de los demas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies