Necesidad de seguridad

Por Víctor Lafuente

La necesidad que todos nosotros tenemos por sentirnos seguros es una preocupación constante que ansiamos a lo largo de toda nuestra vida. Esta seguridad debe estar de forma permanente en nuestro entorno, ya sea en el hogar o cuando estamos de viaje. Quizá esta sensación de inseguridad sea algo que va en aumento, ya sea en el caso de alguien que vive en una aldea apartada en el monte, en el caso de alguien que vive en una de las mayores ciudades del mundo o en el caso de alguien que vive en una mediana ciudad.

Ese sentimiento de falta de seguridad causa también un importante deterioro en la salud de cualquier persona, aunque todavía hoy en día esto no se encuentre muy detalladamente estudiado. El constante temor al peligro resulta impresionantemente nocivo para la salud de cualquier persona, aunque en muchos casos ni ella misma sea consciente del daño que está sufriendo.

Como ocurre con todo en la vida, la dosis de preocupación hacia algo debe ir dosificada. La prudencia en su justa medida nos pueden llevar a evitar transitar por un barrio peligroso o a evitar a una persona que a simple vista nos parezca hostil.

Sin embargo que esa sensación de peligro nos acompañe durante todo el día, va en contra de uno mismo. Esto lo único que provoca, es una silenciosa pero constante erosión de la persona, tanto de su mente como de su cuerpo.

Este sentimiento de inseguridad que sufren por ejemplo un gran número de americanos, no se va a solucionar paseando por la calle con una actitud a la defensiva, ni encerrándonos en nuestras casas con alarmas de última generación, ni durmiendo con un arma bajo la almohada.

Algo que debemos tener claro es que existe un abismo entre una preocupación dentro de la normalidad por la seguridad, y la a veces obsesiva e innecesaria preocupación por ella.

Lo que se debe conseguir es reajustar nuestro pensamiento y guiar nuestra energía emocional hacia un camino en el que nos sintamos seguros. Para ello no hay mas que enviarnos mensajes de calma y seguridad, evitando todo aquello que ataque nuestros nervios.

También es cierto que esas situaciones de inseguridad pueden ser tan variadas como las personas que las sufran. En cuanto a las situaciones, no es lo mismo enfrentarse a un primer día de trabajo, que verse involucrado en un accidente de coche o que ser víctima de un intento de robo. Y así mismo, no todas las personas viviremos ni sentiremos estas situaciones de mismo modo.

La sensación de peligro ha ido variando a lo largo de los siglos. Así, en la prehistoria, nuestros antepasados se protegían en cuevas contra los colmillos y garras de animales. En la Edad Media trataban de prevenirse de la peste o las hambrunas que azotaba los diferentes países etc. Y hoy en día ¿De qué nos vigilamos hoy en día?

En definitiva es innegable que la seguridad personal es una preocupación fundamental, pero también es cierto que una preocupación excesiva puede llegar a limitar nuestro campo de acción. Puede llevarnos a reprimirnos de hacer aquellas cosas que deseamos por el simple temor que sentimos.

Con este tipo de pensamiento lo que nos ocurre es que nuestra libertad se ve limitada por esa auto-represión que ejercemos sobre nosotros mismos.

 


Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia. Segunda Edición.

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

2 Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies