Música curativa

Foto: Paley(LCC)

Por Elisa Brun

Desde la prehistoria, el ser humano le ha atribuido a la música un poder mágico. Actualmente, la musicoterapia le da un poder terapéutico. La música nos ayuda a concentrarnos y a crear estados emocionales positivos. Si Hipócrates fue el padre de la medicina, Pitágoras se puede considerar como el padre de la utilización de la música para tratar enfermos mentales. Platón habla de los efectos de la música para crear distintos estados morales en los pacientes. Aristóteles, por su parte, cree que la música sirve para ayudar en la educación, ya que influye en el carácter de la persona.

Actualmente sabemos que los efectos de la música dependen de la frecuencia de los sonidos y de su ritmo. Sabemos que las frecuencias bajas repercuten mecánicamente sobre la caja torácica, mientras que los sonidos agudos facilitan la contracción voluntaria de los músculos. Las melodías lineales de baja frecuencia provocan estados de relajación.

Últimamente se ha estudiado en profundidad el efecto de la música en los puestos de trabajo y en las grandes superficies comerciales y se ha demostrado que según qué música provoca una aceleración o disminución del ritmo cardiaco y respiratorio, un aumento o enlentecimiento del metabolismo basal. El aumento de la producción de adrenalina, por ejemplo, demora la aparición de la fatiga y facilita la concentración y la atención. La música ambiental aumenta la eficacia en el trabajo y disminuye el aburrimiento.

Una función muy importante y poco estudiada de la música es que eleva nuestra estado moral y ejerce una función sedante que disminuye la ansiedad provocada por la soledad y crea la ilusión de estar acompañado.

Los ritmos están siempre presentes en la biología del ser humano y el ritmo cardiaco es su referencia básica. Este ritmo cardiaco junto al respiratorio y las vibraciones que emite la voz materna, son los primeros sonidos que se integran en el bebé todavía sin nacer. El ritmo es, por lo tanto, una vuelta al seno materno y, como consecuencia, a una vida instintiva inconsciente.

Durante largo tiempo, la musicoterapia ha estado reservada a las alteraciones psicológicas y considerada como un coadyuvante de la psicoterapia. Hoy está indicada para aliviar enfermedades psicosomáticas, como la úlcera, el asma, el eccema, las alteraciones del ritmo cardiaco y las afecciones de tipo cólico.

En observaciones clínicas se ha comprobado que los pacientes deprimidos pueden ser estimulados más rápidamente con

Musica para que jueguen los niños

CD MÚSICA PARA QUE JUEGUEN LOS NIÑOS

Ritmo, compás, melodías. Todas las investigaciones actuales hacen especial hincapié en la vital importancia que tienen las tempranas experiencias del niño, a través sobre todo del juego y de la música para su desarrollo intelectual, motriz y social..

Más información

música triste que con música alegre, mientras que los pacientes maniacos, cuyo tempo mental es más rápido, pueden ser estimulados mejor con un “allegro” que con un “andante”. Tales observaciones están basadas en la naturaleza y la calidad de la escucha y en la búsqueda del “ISO” sonoro (El pilar en que se basa la musicoterapia es e principio ISO, palabra que significa “igual” o “semejante”. Benenzon la define como “un fenómeno de sonido y movimiento interno que resume nuestros arquetipos sonoros, nuestras vivencias sonoras gestacionales intrauterinas y nuestras vivencias del nacimiento y la infancia hasta Ia actualidad”) que caracteriza a cada persona.

Esta es la “musicoterapia pasiva”, que actúa por medio de sesiones de escucha psicomusical (bien en grupo o individuales), que provocan un alivio inmediato de la angustia, la depresión y el estrés.

La “musicoterapia clínica” está dirigida a pacientes con alteraciones de la conducta en relación con la comunidad o sociedad. Se utiliza en débiles mentales, tanto profundos como no profundos, incapacitados físicos, parálisis cerebrales, autismo infantil precoz, niños con trastornos emocionales, etc.

El método clínico de Tomatis corrige alteraciones del lenguaje, lectura, ortografía y comortamiento. Se basa en desarrollo de la concentración enviando al cerebro los estímulos necesarios a su dinamismo.

La sofrorrelajación obstétrica del Dr. Renner utiliza las bajas frecuencias y la rotación de sonidos transmitidos por auriculares estereofónicos, para provocar un estado sofrónico a la hora del parto. Gracias a esta técnica, la dilatación del cuello uterino es más rápida y disminuye el dolor.

La “musicoterapia activa”, implica la participación del sujeto en el plano sensorial y motor: expresión corporal, danza-improvisación o danza-terápéutica.

Sabemos que el poder de la música aumenta en las situaciones de grupo. Se ha demostrado que la música grupal constituye la experiencia más temprana y saludable para los enfermos mentales. De ella se derivan emociones que acercan a los individuos. La música ha cobrado un papel importante en las nuevas terapias occidentales, en un intento de búsqueda de los secretos que guarda nuestro cuerpo. Hay diferentes tipos de música orientadas al desbloqueo emocional (caótica, religiosa, hipnótica, dinámica, el “grito primal”, relajante, etc.) que pueden llevar a la persona a estados profundos de conciencia que favorezcan la integración de los niveles mentales, emocionales y espirituales del ser.

A continuación enumeramos dos técnicas encaminadas a la aceptación de uno mismo en el intento de llegar a armonizar al ser con los elementos naturales.

Afloramiento de emociones
Se debe sentir cada nota de la música que escuchemos como si fuera la cosa más importante del momento a fin de que nuestro psiquismo vibre en su misma onda. La música se hará más fuerte hasta conseguir que afloren a la superficie las emociones reprimidas y más tarde se enlentecerá el ritmo hasta dispersar esta energía negativa y conseguir el relajamiento y la calma.

Técnica de canalización
En posición tumbada y con los pies dirigidos hacia los altavoces o tambores, se inspira como si se recogiera la música por lo alto de la cabeza hasta el pecho, y se expulsa distribuyendo la energía por todo el cuerpo o llevándola a un lugar específico. Es posible iniciar el mismo proceso por los pies y recoger igualmente la música en el pecho.

CD JUEGA CON TU BEBÉ

Música para desarrollar la inteligencia del bebé.
Música y actividad crean lazos valiosísimos para el bebé pues generan vínculos afectivos con la Madre y el Padre, estimulando su desarrollo mental.
La educación del oído tiene una importancia decisiva. No se puede pensar en una auténtica formación musical sin una acción temprana destinada a agudizar el sentido del oído. Su adiestramiento cobra especial significado al tener en cuenta la distinción de fenómenos acústicos del entorno..

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies