¿Tiene usted miedo a decidirse?

Por Leonor Rivera

Miraba el menú de arriba abajo pero no conseguía decidirse. En realidad le daba igual una cosa u otra, no porque no tuviera hambre sino por todo lo contrario. Tenía muchísima. Observó la parte reservada a los entrantes y entre todos ellos se fijó en una fresca ensalada de tomate, lechuga y aguacate, sin embargo también se fijó con deleite en una templada crema de puerros y en un consomé calentito.

Definitivamente no era la temperatura lo que le iba a ayudar a solventar el conflicto.

Pasó a los segundos platos. Quizá si conseguía decidir, la elección de los entrantes sería mucho más sencilla.

Se le hacía la boca agua mientras observaba los nombres de todos aquellos manjares, pero ni siquiera conseguí elegir entre carne o pescado.

El maître se acercaba con su bloc de notas.

Estaba bloqueado.

Son muchas las ocasiones en las que la toma de una decisión se nos hace tan difícil que podemos llegar a bloquearnos.

Estas dudas son el precio que hay que pagar por disponer de la libertad suficiente como para elegir entre dos, o más, alternativas distintas.

Las causas que nos impiden inclinarnos hacia un lado u otro de la balanza pueden ser muy variadas, desde no tener la suficiente información a tener demasiada, no tener los suficientes conocimientos como para evaluar las consecuencias futuras de nuestra elección, o no saber discernir entre una postura o su contraria por juzgarlas demasiado similares entre sí.

No obstante, la indecisión también se convierte en una actitud alternativa a hacer algo de una manera o de otra. Es simplemente la “no acción”. El no hacer algo, el postergar una decisión por la razón que sea también se convierte en una elección.

La indecisión no está bien vista. Es lógica la actitud de nerviosismo del personaje de nuestra historia cuando ve acercarse al camarero y todavía no ha tomado una decisión.

Lo que realmente “se vende” como positivo es ser una persona decidida, que se percibe como una actitud de fortaleza y seguridad ante la vida. Aunque luego, si se equivoca, pude ser tachado de alocado o impulsivo. No valoró adecuadamente todas las alternativas, no se tomó el tiempo necesario como para decidir acertadamente, se dirá.

La indecisión crea un evidente malestar en el ser humano. El momento de la elección se percibe como una situación de angustia que muchas veces concluye cuando, acertada o erróneamente, se ejercita la elección, pero que en otros casos puede prolongarse hasta el infinito.

“¿Y si hubiera optado por lo contrario?” El indeciso puede seguir torturándose después de su elección, y comenzar de esta manera a construir una nueva situación de inseguridad para la próxima situación en la que deba elegir.

La indecisión surge, en la mayoría de los casos, cuando no somos capaces de percibir con claridad los beneficios que nos aportan cualquiera de las opciones. Si fuéramos capaces de discernir las ventajas y desventajas de cada una de esas alternativas, entonces la elección sería mucho más sencilla.

En algunas ocasiones, “la no elección” se convierte en una verdadera alternativa al postergar la toma de decisión a la aparición de nuevos datos decisorios. En otras ocasiones, la alternativa está en introducir nuevos elementos que nos ayuden a decidirnos. Como, por ejemplo, el personaje de nuestra historia:

“Un sudor frío recorrió el cuerpo de nuestro protagonista mientras miraba la carta sin lograr decidirse.

Miraba los platos, los postres, los vinos, los entrantes, sin conseguir concentrarse en nada.

¿Ha decidido ya el señor?- le preguntó el camarero con una sonrisa-.

Tenía la boca seca, pero con un nudo en la garganta consiguió hablar.

La verdad es que…¿qué me recomienda?

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies