Memoria, Imaginación

Por Inma Miralles

Voy a hacer dos pequeñas reflexiones respecto a dos cuestiones que me parecen interesantes, van a ser bastante breves a modo de pequeñas pinceladas que nos inciten a pensar y reflexionar sobre ello. Muchas personas aluden a su falta de memoria para justificar sus fallos o limitaciones. Les daría vergüenza reconocer que no son inteligentes, pero no les da el reconocer su falta de dominio respecto a la memoria.

Sin ninguna duda, la memoria es una facultad tan importante como otras muchas para triunfar. Muchas veces las personas que triunfan, no lo hacen por que sean más inteligentes que tú, sino porque han desarrollado su memoria muchísimo más a conciencia.

Son muy típicas las excusas que suenan de este modo:

“No me acuerdo cómo se hace”
“No he podido terminarlo porque no soy capaz de recordar cómo se hacía”

Así en lugar de reconocer y justificarnos en un defecto que nos limita, lo mejor sería practicar para fortalecer la memoria. Muchas personas lo han hecho y han podido comprobar cómo con constancia la memoria es algo que puede mejorarse, y mucho.

La imaginación, en su medida es también buena consejera. Siempre en su justa medida, sin que nos impida tener los pies en el suelo y la cabeza sobre los hombros.

Ese don de imaginación nos ayuda a soñar, a evadirnos y pensar en proyectos futuros. Sin embargo estos proyectos no sirven de nada si después no se convierten en realidad, si la imaginación nos sirve como impulsora de planes es muy positiva, si simplemente nos aparta de la realidad pero sin impulsarnos a actuar, de poco nos sirve.

A todos nos gusta y nos ocurre que en algún momento del día nos evadimos y nos dedicamos a soñar despiertos. Efectivamente la capacidad de soñar es un auténtico placer, pero puede dejar de ser un placer y convertirse en algo más si tomamos el sueño como punto de partida hacia algo nuevo.

“Me encantaría poder dedicarme a ello profesionalmente, así que ahora mismo me matriculo en el Curso que me da acceso a ello”.

“Me gustaría ser capaz de hacerlo, así que me voy a poner a ella para lograrlo”.

Podríamos hablar de una cadena, que si llega hasta el final es realmente positiva: soñar nos tiene que llevar a pensar y este a su vez nos debe impulsar a actuar.

De tal modo que podríamos referirnos a la imaginación como nuestra gran amiga, en aquellos casos en los que nos ayuda y sirve como punto de partida para la acción. Pero puede convertirse en nuestra enemiga si se queda solamente en eso y nos impide tener los pies sobre la tierra.

Como en ambos casos, tanto con la memoria como con la imaginación son dos dones que dependen de nosotros, haga que trabajen a su favor y no en contra.

Son dos elementos que o bien pueden llegar a dominarnos, o bien podemos llegar a dominar nosotros mismos, haciendo que trabajen a nuestro favor.


Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

Los comentarios se han cerrado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies