Mejorar la comunicación con los hijos

Foto: LeSahn(LCC)

Por Laura Abadi y Paola Churba

Uno de los pilares básicos de la Educación es la Comunicación. Sin Comunicación no hay Educación

Comunicarse adecuadamente es establecer un vínculo en el que ambas partes utilicen el mismo lenguaje y los mismos códigos.

Comunicarse adecuadamente implica la aceptación del otro como un legítimo otro, con sus puntos de vista, creencias, valores, y su historia personal.

¿Cómo hacemos para aceptar al otro aún no acordando con su perspectiva? Desarrollando la flexibilidad y la paciencia como recursos fundamentales cuando tenemos como objetivo una óptima convivencia familiar.

El problema aparece cuando creemos que hablamos el mismo idioma que nuestros hijos y en realidad, manejamos códigos diferentes.

La brecha generacional entre padres e hijos es cada vez mayor.

Hay cuatro obstáculos fundamentales que afectan la comunicación con ellos:

1. Modas y formas: éstas cambian de generación en generación
2. Valores: tienen una categoría diferente en la escala de prioridades entre padres e hijos. Por ejemplo la amistad para los adolescentes tiene una fuerza diferente que para los padres.
3. Lenguaje: Las palabras de moda y los significados del lenguaje se modifican continuamente.
4. Estructura mental: Lo que selecciona de la realidad un adulto es bien diferente de lo que selecciona un joven. Esta gran brecha genera chisporroteos y roces en la comunicación con los hijos.

Es Responsabilidad de los padres construir puentes sólidos. No son los hijos los que deben entendernos. Somos los adultos los que debemos comprenderlos a ellos, ya que nosotros ya estamos formados. De nosotros depende transformar estos obstáculos para lograr un acercamiento afectivo y efectivo.

¿Qué hacer entonces?

Nos brinda herramientas para establecer vínculos sólidos con nuestros hijos:

 

  • Escuche con atención : utilice el calibrado.
  • Genere un contexto de confianza a través del Acompasamiento y el Rapport.
  • Hable con asertividad cuidando las comparaciones (“cuando yo tenia tu edad”… los pone sordos).
  • No exponga sus debilidades en público.
  • No trate a los jóvenes como a niños pequeños
  • Establezca normas claras, firmes, consistentes y afectuosas
  • Complete la información que va a dar a su/s hijo/s argumentando en forma concreta y asertiva los por qué, cuándo, cómo y dejando claras las consecuencias.
  • Evite las Generalizaciones: los “siempre” y los “nunca”.
  • Destaque lo positivo, no etiquete.
  • Estimule su autonomía. Ayúdelos a que aprendan a tomar decisiones y asumir responsabilidades. no aumente la dependencia.
  • Respete su privacidad.

 

“Si algo no funciona, cámbielo y haga algo diferente”

Cuando algo no funciona, no insista por el mismo sitio, cambie algo, haga algo distinto.
Pase a la acción ahora, sea paciente y flexible y obtendrá resultados diferentes

Y recuerde que…

“Si sigue haciendo lo que viene haciendo,
seguirá obteniendo lo que siempre obtuvo…”

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies