Mapas, territorios y cartógrafos

Foto. Lee Godden(Licensed Under Creative Commons)

Foto. Lee Godden(Licensed Under Creative Commons)

Por C. Thomas y C. Narea

“El mapa no es el territorio”, una de las concepciones teóricas más importantes en la construcción de la realidad subjetiva. Cada uno de nosotros posee un trozo de información (mapa) de una realidad que llamaremos territorio. Sin embargo, este mapa (el mío) se acerca bastante a la realidad (la que yo creo que es), pues nos sirve para construir nuestra vida.

“Tres hombres ciegos van caminando y ayudándose mutuamente en el andar. De pronto un enorme elefante se les atraviesa en el camino. Los tres ciegos utilizando sus manos examinan la porción que les tocó del enorme animal. Impresionados por lo que habían encontrado llegaron al pueblo y contaron su experiencia. El primero, examinó la trompa y dijo que era un enorme tubo que bloqueaba todo paso por el lugar. El segundo no vidente que examinó uno de las patas dijo que el camino estaba bloqueado por enormes columnas. Y el tercero quien examinó la cola del animal dijo que en el camino colgaban sogas, cuerdas, quién sabe para qué. En el pueblo donde llegaron los tres no videntes, la gente tomó posición con una u otra de las tres versiones, defendiéndolas a sangre y fuego, como verdad absoluta. Hoy en ese pueblo hay un camino por el que nadie transita, ya sea porque es el camino donde esta el dios de las columnas, el dios de las sogas, o el dios que posee enormes tubos…”

Esta interpretación teórica de que el mapa no es el territorio, adaptada por Bandler y Grinder en los años 70´ tiene sin embargo, una concepción distinta en su origen. El Conde Alfred Korzybski, ingeniero nacido en Varsovia en 1879, en su famoso libro “Ciencia y Sanidad”, fue el primero en utilizar el concepto de neurolingüística y explayarse acerca del mapa y el territorio. En su planteamiento, el lenguaje es un mapa del mundo que nos rodea, o sea, es un mapa de las percepciones sensoriales, las cuales ya son un primer mapa del territorio. Cuando el hombre es capaz de ponerle nombre a lo que lo rodea, pasa a conformar estructuras mentales que le permiten crear las dimensiones del tiempo y trasladarse en cada una de ellas, crear mundos paralelos, confundir sueño y realidad, confundir mapa y territorio. Ya que algo básico es recordar que el nombre no es la cosa nombrada, es decir, la palabra silla no es la silla, sino simplemente la convención lingüística de nombrar a un determinado objeto que cumple determinada función como silla.

Ahora bien, cuando digo “imaginen una silla”, lo más posible es que cada uno de ustedes se imagine un tipo diferente de silla. A esto hay que agregar lo que para cada uno de nosotros significa emocional y experiencialmente la representación y la palabra silla. Si la palabra silla la reemplazo por la palabra sexo, es posible que nos formemos una representación mental (en cualquiera de sus canales perceptuales), la cual es indivisible del significado que le atribuimos a esa palabra. Es decir, lo que estamos elaborando es un mapa personal, que no necesariamente tiene que calzar con mi mapa (quien nombró la palabra sexo).

Entonces, de esta manera cada vez que establecemos comunicación con el lenguaje hablado hacia otro, el otro se va formando un mapa (algo así como una idea) del mapa que yo le estoy transmitiendo. Paralelamente esa persona con la cual me estoy comunicando en la medida que yo voy nombrando hechos y situaciones, conceptos, se va haciendo un mapa personal de lo que representa para él. A esto que yo he comunicado a otro es lo que llamamos comunicación superficial o estructura de superficie. Para poder intentar acercarnos a conocer la experiencia primaria del otro, entonces utilizamos una estructura lingüística se llama metamodelar, la que nos permite acercarnos a lo que se conoce como estructura profunda del lenguaje y que vendría a ser un mapa cercano al mapa del otro. Para los psicoterapeutas esto tiene trascendental importancia pues utilizamos básicamente el lenguaje en la terapia. Debemos entonces comprender que nunca vamos a poder acceder al mapa del otro, sino solo construirnos un mapa que nos permita transitar por el mapa del otro.

Cada uno de nosotros desde antes de nacer ya pasamos a ocupar un lugar en el deseo o en el no deseo de los padres y por lo tanto nos inserta en el lenguaje de ellos y de la sociedad. Desde entonces vamos construyendo a través de su presencia nuestros significados, los que así como nuestra historia personal son únicos e irrepetibles. Por esto cada una de las palabras que salen de nuestras bocas tiene un significado y un sentido único y personal, como una huella digital. Dentro de este significado único y personal es que vamos facilitando o limitando la construcción de nuestro mundo. Es aquí donde adquiere vital importancia el diálogo interno, el cual esta colmado de todos aquellos significados positivos y negativos, en el cual muchas veces se establece una lucha entre mis propios significados y los significados leales a mi padre y a mi madre. Por lo tanto, ¿cómo puedo yo disfrutar del sexo si para mi madre significa sufrimientos y humillación?. ¿Cuánto de ese significado hay en mi diálogo interno?. ¿Cuánta lucha diaria doy por intentar construir mi propio significado frente al sexo, manteniendo las lealtades con mi madre que me dice que el sexo es humillante?.

He aquí que para el terapeuta cobra gran importancia el acceder a un mapa que tenga utilidad para transitar por el mapa del paciente y ayudar a construir al paciente un mapa más fino, con más detalles, con más posibilidades, con más caminos, que le permitan, entonces, transitar con más opciones por su propia vida. Cobra vital importancia el que el paciente pueda entender cómo y cuál es el mapa que tiene, para que entonces, tome control de su propia vida, de la construcción de su propia vida, de tal modo que todos estos fragmentos dispersos pueda unirlos en una personalidad más integrada, transformándose en un cartógrafo activo y conciente de su propio mapa.


Las ranas hacen CHOP


Ricardo Ros – Las ranas hacen CHOP Cómo conseguir mis objetivos

El cerebro humano está equipado con múltiples sistemas de pensamiento. Todos los seres humanos podemos utilizar todos los sistemas de pensamiento, no solo el lógico. Tener una inteligencia práctica supone hacer las cosas de forma deliberada para producir un efecto. La inteligencia es una herramienta que sirve para ser usada de forma práctica. Hay muchas personas con un alto grado de inteligencia (Cociente Intelectual elevado), que no saben desenvolverse en la vida. Hay muchas personas con cualquier grado de Cociente Intelectual, incluso bajo, que saben resolver las cuestiones que se presentan en su vida. En eso consiste la inteligencia práctica. La Inteligencia práctica se puede aprender. Basta con saber sus secretos. CHOP: Comenzar, Hacer, Observar, Pensar. Esta es la base de la inteligencia práctica.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies