Mantengamos los cambios

vidasana

Foto: wertent(LCC)

Por Velma Lambert

Muchas veces hacemos pequeños cambios en momentos puntuales sin embargo no somos capaces de mantenerlos en el tiempo y recuperamos nuestras antiguas pautas, aunque eso puede significar volver a caer en el problema o la crisis inicial.

A la hora de ejecutar un cambio lo podemos hacer de dos formas: de una forma rápida y drástica ante un problema X o de forma paulatina, haciendo pequeños y sencillos cambios al principio para que nos faciliten el acceso a cambios más sustanciales después.

A Mikel le diagnosticaron diabetes cuando tenía 27 años. Desde entonces su dieta y modo de vida cambió. Dejó de beber y de salir y de dedicó más a menudo al deporte. En unos meses se acostumbró a su nueva situación pero no a beber. Así que pronto olvidó esa pauta y empezó a beber por las noches con el consiguiente riesgo para su salud. En el inicio de la crisis apeló a las recomendaciones de los médicos, pero con el paso del tiempo volvió a retomar algunos de sus antiguos hábitos nocivos.

Además del trabajo de uno mismo por mantener los cambios en el tiempo, los demás también nos pueden ayudar a ello. Si hay algo en lo que queremos cambiar y prevemos que nos va a costar, podemos contárselo, decirles que estamos intentando cambiar y que necesitamos su ayuda y apoyo para ello.

Si contamos a nuestros amigos y familiares los compromisos que vamos a adoptar nos resultará mucho más sencillo hacerlo y mantenernos en nuestro lugar.

Muchas veces sin darnos cuenta volvemos a las viejas pautas y lo hacemos por un cúmulo de convicciones que terminamos por creernos:

1. Diciéndonos a nosotros mismos que ahora mismo no es buen momento para cambiar porque no tenemos tiempo y que ya lo haremos en otro momento.

2. Convenciéndonos de que el hecho de cambiar es un esfuerzo demasiado grande como para asumirlo.

3. Hacernos creer a nosotros mismos que realmente ese no era nuestro deseo. Simplemente es algo que no tiene importancia.

4. Rendirnos

5. No prestar atención a las señales (más abundantes de lo que pensamos) de que vamos a sufrir una nueva recaída por el abandono de los buenos hábitos.

 

Las ranas hacen CHOP


Ricardo Ros – Las ranas hacen CHOP Cómo conseguir mis objetivos

El cerebro humano está equipado con múltiples sistemas de pensamiento. Todos los seres humanos podemos utilizar todos los sistemas de pensamiento, no solo el lógico. Tener una inteligencia práctica supone hacer las cosas de forma deliberada para producir un efecto. La inteligencia es una herramienta que sirve para ser usada de forma práctica. Hay muchas personas con un alto grado de inteligencia (Cociente Intelectual elevado), que no saben desenvolverse en la vida. Hay muchas personas con cualquier grado de Cociente Intelectual, incluso bajo, que saben resolver las cuestiones que se presentan en su vida. En eso consiste la inteligencia práctica. La Inteligencia práctica se puede aprender. Basta con saber sus secretos. CHOP: Comenzar, Hacer, Observar, Pensar. Esta es la base de la inteligencia práctica.
Más información

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies