Mantenerse en forma para los exámenes

Foto: Crandall(LCC)

Por L. Paivio

Siempre que hablamos de exámenes lo hacemos desde el punto de vista de la forma de estudio, las materias, los esquemas, la memoria a corto plazo, a largo plazo, los profesores, los alumnos, etc. Sin embargo nunca nos centramos en aspecto tan importantes como puede ser mantenerse en forma desde el punto de vista de: la dieta, el sueño, el ejercicios físico y por supuesto del equilibrio emocional.

Aunque a priori nos parezca que para preparar un examen durante largas horas delante de la mesa de estudio, no es necesario tener una buena forma física, lo cierto es que todas aquellas personas que habitualmente se enfrentan a exámenes dicen lo contrario. Según su experiencia se requiere de una buena preparación tanto física como mental para ello.

La dieta:

Si tomamos como base la siguiente frase casi todo estará dicho:”somos lo que comemos”. Como promulgan todos los expertos lo más adecuado es tomar una dieta equilibrada y variada, no sólo en época de exámenes sino en cualquier momento de nuestra vida.

Aquellos que tenemos que eliminar de la dieta son por ejemplo el café y té en grandes cantidades. La excitación a la que nos pueden llevar no beneficia en nada el estudio. Hay otras personas que optan por tomar sedantes o estimulantes, en ningún caso recomendables, y menos sin receta médica. Sus efectos pueden ir desde el embotamiento de cabeza hasta el adormecimiento excesivo y sin control cuando no lo deseamos.

Sueño:

Desgraciadamente muchas personas ven afectada la calidad de sus sueño en época de exámenes o semanas previas a los mismos. Si por los nervios previos, la noche anterior al examen no descansa correctamente, no tiene por qué pasarle factura si las noches previas ha dormido correctamente. Lo que sí le pasará factura es no descansar de forma continuada durante varias noches.

Hay que conseguir no llevarse los apuntes o dudas a la cama, siendo capaz de crear una barrera que distinga claramente el momento de estudio del de descanso. Esto se refiere a la capacidad de desarrollar nuestro control mental.

Ejercicio físico:

El período de exámenes no es el mejor momento para efectuar cambios drásticos en nuestra forma de vida, aunque si no lo ha hecho antes, algo de ejercicio moderado le ayudará en todos los aspectos.

Puede ser caminar a paso ligero, montar en bici o hacer algún estiramiento a la vez que tomamos el aire. Todo esto nos ayuda a liberar tensiones y a retomar el estudio con mayo energía a la vuelta.

Equilibrio emocional:

Como la fecha de los exámenes suele ser conocida con varios días o incluso semanas de antelación haga todo lo posible por tener atados todos los cabos, impidiendo así que imprevistos no deseados le hagan ponerse más nerviosa afectando a su rendimiento.

Avise a familiares, amigos y pareja de que en ese plazo de tiempo su disposición va a estar limitada y que probablemente su carácter se vea en cierto modo afectado también.


Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

Etiquetas:, ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies