Libro: José Luis Menéndez y Christian Worth: ABRE EL MELÓN, Cómo te puede ayudar el Coaching a conseguir tus metas”

Editorial Aguilar.

“Se me ha preguntado muchas veces por qué ‘coaching’ y no ‘entrenamiento’ o ‘entrenando’, que son las traducciones literales de este vocablo. La repuesta siempre es la misma: no hay traducción exacta del significado de ‘coaching personal’, sí de la palabra, pero no del concepto”. Vaya por delante la puntualización que los autores colocan en las primeras líneas del libro que bajo el expresivo título de Abre el melón presenta la editorial Aguilar. En las 200 páginas que siguen queda perfectamente aclarada la amplitud polisémica de la voz inglesa: “En términos generales, el coaching es una serie de técnicas y procesos que te ayudan a realizar mejor todo aquello que ya sabes hacer, potenciando todas las habilidades y capacidades, y, al mismo tiempo, permite el aprendizaje de conceptos necesarios para llegar hasta donde desees”.

Dividido en diez capítulos, seguidos cada uno de ellos de un caso real, es decir, del ejemplo de una persona beneficiada por este método, Abre el melón sirve al propósito de ofrecer a los lectores “un retrato fácil y completo del coaching”. “Su técnica”, reza una primera aproximación a la materia, “combina la posibilidad de un cambio más o menos rápido, la obtención de resultados y la organización de procesos con la dignidad y el respeto por el ser humano. Incluso a nivel personal y fuera de un ambiente profesional, el coaching aporta elementos para lograr los sueños y objetivos personales que siempre se buscan, y que gracias a la figura del coach, ahora son más accesibles”.

El coach (o si se prefiere el “mentor/consultor/amigo”) hará que cada uno de sus clientes (no se trata de pacientes) saquen a la luz lo mejor de sí . Todo aquello de lo que uno es capaz se encuentra en nuestro interior. Con el coaching como guía, se trata entonces de encontrarlo, de probarlo para saber hasta donde se es capaz de llegar. De hecho, el libro toma el título del requiebro popular que cuenta lo difícil que es saber de la bondad de un mel ón con sólo mirar su aspecto exterior. Hay que abrirlo y probarlo. De paso, el texto de Menéndez y Worth quiere ser la primera guía en español de coaching, creado y ampliamente desarrollado hace ya una década en Estados Unidos.

¿Y quién puede acudir a esta nueva disciplina que cuenta a fecha de hoy con cerca de 20.000 coaches en Estados Unidos y alrededor de 3.000 en Europa? Los autores, el español afincado en Londres Menéndez y el francés con residencia en el sur de Inglaterra Worth, echan mano de la experiencia acumulada y trazan un rápido perfil de los usuarios: “Muchas personas confiesan sorprenderse cuando descubren de lo que son capaces…Esto, en el mundo actual, va camino de convertirse en una necesidad perentoria. No son los aspectos técnicos de un campo profesional los que suelen ser susceptibles de mejora, sino lo que realizan las personas en ellos…Es aquí donde los coach tienen pericia. Su ayuda y consejo pueden conseguir que vayas muy por encima de lo que te habías planteado”.

Pero, y pese a lo anterior, el mundo laboral en tiempos de competencia globalizada no es el único campo de acción del coaching: “ Desde una ama de casa hasta un director general, todos tienen circunstancias personales que afectan sus vidas, y a veces hasta las de los demás alrededor de ellos. Ya no es solamente el trabajo lo que afecta nuestras vidas para bien o para mal, sino nuestras vidas personales, relaciones de pareja, autoestima, confianza, etcétera, lo que hace que no podamos progresar dentro de nuestros propios c írculos personales, y, a veces, de nuestras aspiraciones profesionales”.

En definitiva, como irá quedando claro a lo largo del libro de la mano de las experiencias, todas ellas casos reales, de la organizadora de conferencias María (Tú eliges), del empresario Jorge (Atrévete a soñar), de una compañía que manufactura piezas de repuesto de electrodomésticos (Coaching en empresa, el tercer ojo), de un ama de casa con tres hijos (Tenerlo todo menos la felicidad), del agente de seguros Pedro (Una crisis de confianza en sí mismo), de la ejecutiva de ventas Eugenia (Me falta algo… y no sé lo que es), del sexagenario Alberto (A mi edad… ¿qué voy a hacer ahora?), de la consultora financiera María Elena (Cómo supere mis miedos mediante el coaching vía e-mail), de una prestigiosa abogada desmotivada (Cuando decir NO nos hace vivir mejor) y de la nadadora de vocación Beatriz (Todo trabajo y ninguna diversión). De todos estos testimonios, decíamos, quedará claro que el coaching “te ayuda a conseguir los objetivos a los que te comprometes”. Igual que les ha ayudado a ellos.

De esta guisa, lo que el libro ofrece es un manual eminentemente práctico de una disciplina nueva. Lejos de enredarse en planteamientos puramente teóricos, Abre el melón quiere seguir la pista a todos aquellos en los que el coaching ha supuesto una clara mejora de su vida para, desde el ejemplo claro, sencillo y contundente extraído de la realidad, ir analizando y exhibiendo el concepto de coaching, su metodología, su diferencia con otras disciplinas (desde la terapia más común al training, el counselling, la consultoría o el entrenamiento deportivo) y hasta ofrecer una serie de consejos para aquellos que quieran dedicarse al coaching en calidad de coach, que no de cliente.

Lo que importa, por tanto, es la práctica: “…el coaching es como una alianza entre coach y cliente. Como toda alianza, o contrato, es un acuerdo entre las partes, y se establecen los objetivos que es necesario alcanzar, la forma de llevar adelante el programa, la agenda de trabajo (fechas, horarios, etcétera) y la evaluación de los resultados que el ‘asistido’ va consiguiendo”.

Y así, a medida que avanza el libro, se va descubriendo que el coach “trabaja con sus clientes en diferentes aspectos: la vida privada, la vida profesional, las finanzas, la salud y las relaciones humanas”o que éste “no es un solucionador de problemas, un maestro, un consejero, un instructor, ni siquiera un experto, es un facilitador, un asesor, un elevador de conciencia”. La descripción de las siete etapas en las que se debe establecer la comunicación entre coach y cliente; el repaso de las preguntas más comunes que motiva esta disciplina (“¿Cuál es la filosofía básica del coaching? Sencillamente, suponer que, nosotros, los humanos, somos mejores, que todos estamos descubriendo lo que realmente queremos y que podemos obtener lo que deseamos más fácil y rápidamente con la ayuda de un coach, que siempre está ahí para ayudarnos”), o un pequeño cuestionario para valorar la predisposición de cualquiera hacia el coaching son algunos de los restantes apartados que conforman el libro.

En conclusión, todo el libro no es sino una invitación; un ofrecimiento a conocer algo nuevo (por lo menos en castellano) y, de paso, una sugerencia para cambiar. Como reza en la cita de Douglas Noel Adams que concluye Abre el melón: “Si no cambias tu mentalidad, tu vida seguirá siendo como hasta ahora ¿Son estas buenas noticias?”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies