Liberemos la mente

Foto: Humert(Licensed Under Creative Commons)

Por Nuria Solis

Cuando miramos un objeto solamente podemos ver un lado a la vez. Así mismo cuando pensamos en algo solamente podemos hacerlo dentro de un contexto. De ese modo el contexto determina lo que tu mente piensa. Cuando hablamos de contenido hablamos de lo que la cosa en si significa, mientras que cuando hablamos de contexto hablamos de la manera en la que interactúas con ella. De tal modo que el cambio de contexto cambia la experiencia humana, algo que resulta vital para entender la vida humana de manera práctica.

Lo que nuestra mente hace para saber qué es algo es crear modelos. Para luego tratar de que la realidad encaje en esos modelos, cosa que raramente sucede.

Cuando una persona experimenta dificultades para alcanzar o conseguir algo, es porque esa persona está manteniendo la situación en un contexto inapropiado. Cuando la mente la tenemos atascada en un contexto concreto, puede parecer que existen limitaciones inherentes a la situación. Sin embargo la limitación es una función del contexto y el cambio apropiado de contexto hace que lo que parecía ser una limitación tome otro aspecto.

Lo que toda persona desea es poder cambiar de contexto libremente y no tener que mantenerse de por vida estanco en uno mismo.

Lo que se busca es un pensamiento apropiado y no un pensamiento positivo que puede estar equivocado en ocasiones. Así que buscarlo con demasiada rigidez puede ser incluso negativo. No quiero decir que el pensamiento positivo no sea bueno sino que hay que usarlo pero siempre con sentido común y acción rápida.

Ningún modelo es válido siempre y si algo nos lleva a pensar que si, caeremos en nuestra propia trampa tontamente. Todos los modelos tienen su limitación.

Lo que hacemos a la hora de interactuar con el mundo que nos rodea es clasificar todos los datos que recibimos a través de nuestros sentidos, para luego ordenarlos según el tipo y la función. Realizamos esta acción a gran velocidad y lo que sacamos en conclusión lo damos por sentado. La interacción entre la mente y la experiencia determina en qué contexto se mantendrá una experiencia, y esa interacción se conoce como pensamiento.

En definitiva podríamos decir que son nuestros propios pensamientos los que crean nuestra realidad.

Cuando mentimos sobre algo lo que hacemos es mentir sobre el contenido. La verdad sigue siendo la verdad sin importar en qué contexto se pone, pero un cambio de contexto puede requerir que la verdad sea expuesta en palabras muy diferentes.


Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

1 Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies