Las peleas entre mis hijos son constantes

Foto: Hutton(LCC)

Por Velma Lambert

Las peleas entre hermanos son uno de los temas que preocupa a los padres ya que se trata de un problema cotidiano al que deben hacerle frente. A nadie le gusta ver cómo sus hijos se pelean entre sí chillándose y disputando el asunto que sea a muerte y sin tregua.

Cuando esto nos sucede la mezcla que tenemos de sentimientos va desde la vergüenza hasta incluso el desengaño.  Este es debido a una idealización a veces demasiado marcada que hacemos de nuestros propios hijos y de la que muchas veces no somos conscientes.

Lo cierto es que las peleas son muy excitantes para los niños ya que aunque sea por un momento les hace sentir personas importantes. Otra de las razones que les lleva a pelearse es que de ese modo llaman la atención de los padres y además hay veces incluso que aprovechan las peleas para sacar a relucir aquello que les molesta, ya sea en casa o en la vida en general.

Para dar solución a este problema proponemos una serie de soluciones:

  1. Debemos ser concretos: cuando le decimos a un niño que tiene que portarse bien no entiende qué es lo que le queremos decir con eso. Es por eso que tenemos que ser más específicos dando instrucciones concretas: “Recoge tu cuarto”, “no pegues a tu hermano”, “no tiene que gritar”.
  2. No les hagas caso: cuando observes que su forma de llamar la atención sea mediante las peleas y las broncas, evita hacerles caso y de ese modo poco a poco se irán dando cuenta de que no logran su objetivo y desistirán en el intento que hasta ahora tanto habían repetido. 
  3. Identifiquemos el patrón: si nos fijamos detalladamente nos daremos cuenta de que quizá muchas de las peleas se produzcan cuando tenemos visita, a la ahora de la cena o a la hora de ir a dormir. Debemos trata de identificar esa pauta ya que es la única forma de resolver el conflicto. 
  4. Hagamos uso del sentido del humor: hasta en los momentos de mayor tensión debemos tener la capacidad para sacar a relucir el humor y la ironía. Eso logrará que la tensión del momento se relaje un poco y podamos retomar el tema con mayor tranquilidad. 
  5. Premiemos la buena conducta: no es algo que debiéramos hacer siempre, pero de vez en cuando está bien que hagamos ver a nuestros hijos que estamos contentos con su respuesta o resultados. Con que se lo hagamos saber con palabras bastará para que ellos asimilen como correcto lo que han hecho.

Si se fija se trata de cinco soluciones sencillas que bien aplicadas pueden llevarnos a obtener muy buenos resultados. Hay que ser firme y llevarlas a cabo con estabilidad y con la seguridad de que los resultados que obtendremos van a ser positivos y nos van a ayudar en nuestro objetivo de reducir las peleas entre nuestros hijos.

Póngalas en práctica y ya me contarás cómo ha ido.

 

Musica para que jueguen los niños

CD MÚSICA PARA QUE JUEGUEN LOS NIÑOS

Ritmo, compás, melodías. Todas las investigaciones actuales hacen especial hincapié en la vital importancia que tienen las tempranas experiencias del niño, a través sobre todo del juego y de la música para su desarrollo intelectual, motriz y social..

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR