La vida y su área de comedia

Por Lourdes Álvarez

La vida puede tener momentos duros, injustos o incluso tristes, pero la vida de cualquier persona debe tener también momentos de diversión. Los seres humanos necesitamos reírnos y hacer uso del juego. Una de las mejores y más gratificantes cosas a las que podemos dedicar nuestro tiempo es al humor. Ese tipo de distracciones resultan ser un ingrediente vital para llevar una vida sana y por supuesto equilibrada.

La “locura” debería formar parte de la vida de todas las personas, aunque sea en algunos momentos de su larga vida. Con “locura” me refiero a que deberían reír, bailar, saltar dejarse llevar en ciertos momentos de la vida.

La vida tiene momentos en los que se exige seriedad, pero también tiene otros muchos momentos en los que la excesiva seriedad aburre e incluso impide ver las cosas desde otra perspectiva. Tomarse la vida demasiado en serio aburre.

Las personas que saben reírse de ciertas cosas en ciertos momentos son capaces de sobrellevar los malos momentos de mejor manera. Reírse muchísimo ayuda a afrontar las cosas con mejor humor y más fuerza.

La vida no se reduce a una tragedia y quien piense así lo vivirá así. Pero realmente la vida es divertida, lo que hay que saber es buscar los puntos de humor que se suceden a nuestro alrededor e incluso buscarlos.

Al fin y al cabo aprender a practicar la técnica de la “locura” no requiere un profundo aprendizaje, sino más bien requiere de cierto tiempo y ganas. Cuando las personas asimilan y aprenden que sin la comedia la vida no es vivible se deciden a indagar en el gran mundo de la comedia y el humor.

Muchas personas que viven agobiadas y estresadas por el trabajo o por su propia vida deberían ser capaces de romper con su apretada agenda y optar por lo absurdo,  lo inesperado e incluso lo inusitado, en definitiva deberían en ciertos momentos abandonarse y dejarse llevar por el humor.

El juego es la mejor y más sana manera de liberar la mente tras muchas horas de concentración, ya sea en la oficina o en clase. El descanso es vital para todos y si en ese descanso incluimos alguna parte de humor la tensión desaparece mucho más rápidamente.

El humor al final supone un gran alivio para la mente y consigue romper con la tensión acumulada. El juego nos ayuda a simplificar la vida y a verla de una forma más sencilla. En este caso tenemos a unos grandes expertos, los niños. De pequeños todos jugamos y logramos simplificar o quitar peso a cada asunto, pero cuando crecemos parece que se nos olvidara lo gratificante que resulta jugar y reír.

La risa no solamente no sirve desde el punto de vista psicológico, sino que también nos ayuda desde el punto de vista físico. La risa es una buena medicina y así dan testimonio ciertos estudios médicos. Las emociones positivas son como anestesia para sistema humano.

Se ha comprobado que la risa puede: producir endorfinas, aumentar el número de células inmunes que luchan contra la enfermedad, mejorar le respiración, mejorar la circulación en sangre, etc. Además de reducir la tensión, estimular la creatividad, calmar los nervios, en definitiva hace que la vida merezca mucho más ser vivida.

Nuestra rutina diaria además de estar completa de trabajo, estrés, etc. debería estar acompañada de un corazón alegre y con ganas de reír.

Nuestra salud mental puede mejorar simplemente con la risa, algo gratuito y gratificante al mismo tiempo al que todo el mundo tenemos acceso. Hasta los hombres más ocupados deberían saber encontrar su tiempo para hacer tonterías, jugar con niños pequeños, partirse de risa, disfrutar de una película de humos, ver dibujos animados, hacer tonterías, saber disfrutar de una tarde de risas junto a sus amigos, etc.

La risa debería ocupar en nuestra vida una parte tan importante como la comida, el sexo o la familia. Reírse de uno mismo es sin duda la mejor medicina que nos hará estar siempre entretenidos.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies