La timidez no es permanente

Por Susana Clemes

Toda persona que se autodefine como tímida ve en esa característica aspectos negativos pero como todo en esta vida también los tiene positivos. Desde el inicio de la humanidad el pudor o discreción han sido valorados como aspectos positivos en las personas. También es cierto que las personas tímidas viven en sociedad y por lo tanto deben buscar maneras de atenuar esa timidez para actuar con normalidad o naturalidad antes los demás.

A las personas tímidas hay que enseñarles a distinguir las emociones que sienten de acuerdo con la importancia que tiene. Se les debe hacer ver que todo el mundo en algún momento siente vergüenza ante una situación molesta, pero que la posibilidad de reaccionar de otro modo es posible.

Una de las formas más buenas de hacer frente a la timidez es mediante el humor. Con el sentido del humor el tímido aprende a liberarse de la excesiva contemplación que tiene de si mismo. El humor la ayudará a no juzgarse a todas horas y a hacerlo siempre mal.

La timidez no es algo inquebrantable con lo que se nace y se muere. La timidez se produce con decisión porque el tímido sabe perfectamente lo que quiere y lo que no y por eso en ciertos momentos es capaz de sacar a relucir claramente sus preferencias o aversiones.

Por ejemplo ante una tarea que realmente lo entusiasme el tímido olvida su timidez y tira del proyecto o la idea como el que más. Al mismo tiempo también será capaz de negarse en redondo y sin vergüenza de algún proyecto con el que no esté en absoluto de acuerdo.

Los tímidos tienden a tener un sentimiento de incompetencia que parece les va a acompañar el resto de sus días. Es como si no supieran qué es tener confianza en uno mismo, en las propias aptitudes o capacidades.

La facilidad creciente para hacer las cosas nos da seguridad a todos, la confianza en nosotros mismos crece sin lugar a dudas. Además si hacemos uso de la persistencia por lograr algo que se nos dificulta en principio el paso que habremos dado será de gigante.

Cada paso facilita el siguiente por lo tanto un tímido no debe desvanecer jamás. Los pasos que vamos dando hacia nuestra transformación nos habitúa a caminar y a llegar cada vez más lejos. Sin lugar a dudas el hacer nos concede poder, recuérdelo.

El sentimiento de inferioridad que parece persigue a las personas tímidas puede superarse eliminando la duda y la apatía en caso de que efectivamente exista. Ese sentimiento de inferioridad se da por su conciencia de que sus fuerzas son insuficientes y limitadas para realizar una tarea con probabilidades de alcanzar el tan ansiado y esperado éxito.

En este sentido cobran especial importancia las aptitudes que se tienen y la actitud que se toma ante un nuevo reto o situación. En ambos casos son cosas que se puede trabajar y mejorar, no son estancas e inamovibles.

Por lo tanto termino como he empezado: La timidez no es algo permanente con lo que se nace y se muere

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

Los comentarios se han cerrado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies