La PNL y el genoma humano

Para escándalo de muchos y sorpresa de la mayoría, las recientes investigaciones financiadas por algunas de las mayores potencias mundiales así como por algún laboratorio científico privado, ha confirmado que la información genética del ser humano se diferencia en muy poco de la mayoría de los seres vivos conocidos, y de algunos, como la del ratón o la del mono, en casi nada.

Darwin ya nos anunció que el hombre desciende del mono pero la revelación del genoma humano supone aún un paso más allá, una nueva definición de lo que somos.


El Rey de la Creación se diferencia genéticamente en muy poco al más pequeño de sus súbditos.

Esto puede suponer para algunos algo casi humillante, pero a otros sólo nos confirma lo que ya intuíamos.

Es bien cierto que la investigación científica no ha hecho sino empezar. Sabemos muy poco todavía sobre los 30.000 genes que componen nuestra memoria genética.

Para algunos, son muy pocos los genes que poseemos en comparación con los de una mosca (13.000), pero esta información continúa siendo lo suficientemente compleja como para que todavía desconozcamos casi todo sobre ella.

Los debates científicos y políticos sobre la explotación de la información que de ahora en adelante se desvele dará mucho que hablar en el futuro.

Por un lado estarán los intereses económicos de los laboratorios que han financiado las investigaciones, por otro lado los intereses políticos de los Estados, y por otro el derecho inalienable de la Humanidad de tener acceso a todo aquello que pueda mejorar su propio destino.

La polémica está abierta.

Mientras tanto, las recientes investigaciones han confirmado diversos aspectos que ya intuíamos y que de alguna manera confirman fundamentos en los que está basada la PNL.

De los 3.120 millones de datos que componen el denominado “libro de la vida”, el 99,8% de los datos son comunes a la mayoría de los individuos
.
Con ello se ha demostrado la igualdad de todos los seres humanos y lo absurdo de las discriminaciones basadas en la raza o el sexo de las personas.

Pero también confirman el postulado de la PNL que nos dice que todos tenemos los recursos y la capacidad suficiente como para hacer cualquier cosa.

Todos somos capaces de casi cualquier cosa porque nuestra base genética es común.
Otra serie de factores secundarios condicionarán que lo consigamos o no.

El ex-presidente norteamericano Clinton ya lo ha anunciado: “El genoma humano es el mapa más importante jamás producido por la humanidad”.

También en este campo como dice Korzybski : “El mapa no es el territorio”.

El mapa del genoma humano nos va a ayudar a desvelar los misterios de la composición genética de los seres humanos. Podremos entonces luchar contra enfermedades genéticas que hasta el momento parecían invencibles como el Alzheimer, el cáncer o la diabetes, sin embargo la complejidad del ser humano y de su mente, de sus conexiones neuronales, serán, me temo, un misterio para la ciencia durante bastante más tiempo.

Los hechos son los hechos pero lo importante es cómo los percibimos.

El paso dado por la Humanidad es de una trascendencia tremenda pero sólo la percepción que cada uno de nosotros tengamos de esos avances los hacen realmente relevantes.

Ante semejantes avances científicos se impone inevitablemente una nueva definición del concepto de Ser Humano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies