La palabra y el poder

rosaPor María Magdalena Castro Goya

En nuestras relaciones solemos tener dudas, deberías y podrías. Tenemos miedo a que nuestra intervención traiga consecuencias, y tenemos razón, nosotros siempre tenemos consecuencias, hagamos o dejemos de hacer, callemos o hablemos, intervengamos o nos mantengamos inertes, siempre habrá un cambio en el campo, siempre comunicamos, siempre influimos, porque no solo son las palabras, el lenguaje no verbal es crucial y nuestra sola presencia afecta. La física cuántica sostiene que el observador afecta a lo observado, que es interdependiente con el mundo “exterior” y que, por tanto, la dualidad “interior-exterior”, “objetivo-subjetivo” se disuelve. Entonces ¿para que complicarnos?. Hagamos lo que consideremos justo para nosotros en ese momento y punto. Sin embargo, vamos a enredarnos un poco pensando, porque creo importante que nuestra intervención o no intervención, sea lo más ecológica posible.

Nuestra intención siempre es positiva, queremos que el resultado de nuestra intervención sea lo que esperamos, que lo que emitimos sea lo que se recibe, pero no siempre es así, porque hay diferentes elementos que intervienen en la comunicación. Para empezar el receptor es un mundo diferente al nuestro y en principio parece complicado obtener el resultado esperado, pero vamos a ver que podemos hacer para intentar remediarlo.

La oportunidad es un aspecto importantes a tener en cuenta. Hay una serie de preguntas al respecto que podemos formularnos, como son:

El tema realmente nos afecta.

Es el momento oportuno de intervenir.

Estamos en condiciones mentales y emocionales para tratar la cuestión en ese momento o es preferible estar mas calmados y con las ideas más claras.

Tenemos prisa por resolver algo que nos preocupa o que nos ocupa.

Sentimos ansiedad por tener que posponer la posible solución.

El cambio que podemos producir con nuestra intervención, realmente valer la pena.

Tenemos derecho a producir un cambio o seria mejor mantenernos al margen y respetar el hecho del otro.

 

La empatía, como sentimos al otro y no solamente nuestro impulso primario de dar nuestra opinión o de cambiar las cosas para que sean como consideramos que es lo mejor, es otro aspecto a tener en cuenta. También existen una sería de preguntas que podríamos formularnos al respecto, como son:

Está en condiciones de integrar nuestra información.

Lo que quiere es que le demos nuestra opinión o simplemente quiere un acompañamiento, una comprensión.

Si le desmontamos su realidad, estamos preparados para guiarlos hacia nuestra “verdad”.

Cuando educamos a nuestro hijos tenemos que darles directrices y límites, pero cuando se trata de adultos tenemos que tener en cuenta que nuestra vida siempre necesita un reajuste y que por naturaleza solo podemos ver y entender parte de la realidad nuestra y del otro, y que por mucho que aconsejemos, puede que no se entienda nuestra visión, que sus valores, que sus creencias sean otras o que simplemente tengan que experimentar situaciones que para nosotros son inaceptables.

Las palabras y su poder están más que demostrados. El laberinto de las relaciones siempre es apasionante, un enigma por resolver, donde a mi modo de ver es aconsejable encontrar el equilibrio entre nuestra libre expresión y nuestro libre silencio.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

1 Comentario

  • Felicitaciones, me encanto como plantea el poder de la palabra, mismo que olvidamos y no usamos con la intención y la fuerza que deberíamos, así como la oportunidad para transitar de mejor manera y lograr nuestros objetivos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR