La Motivación

Foto: rotterdamblues(Licensed Under Creative Commons)

Foto: rotterdamblues(Licensed Under Creative Commons)

Por Marta Borches Álvarez

Escribo sobre este tema porque sé que será de interés para todas las personas que quieran tomar conciencia que la fuerza está dentro de cada uno de nosotros. Uno de los temas más trabajados en el mundo del desarrollo personal y profesional, es la Motivación. La hemos buscado en libros, videos, cursos y aún así seguimos buscando.

Algunos prefieren decir que la Motivación nace con cada persona y se va desgastando con el tiempo, otros dicen que es fruto de las recompensas que se obtienen y otros responsabilizan al entorno en el que cada uno nos movemos.

Nos referimos a la Motivación como esa fuerza que nos impulsa a conseguir “todo” lo que cada persona se propone.

He aquí mi primera discordancia, no creo que nadie pueda conseguir “todo” lo que se propone, creo humildemente que cada quien puede conseguir todo aquello que emprenda con una fuerza especial, que por orden de importancia incluya estos aspectos: Pre-evaluación, Entusiasmo, Determinación, Alegría y Perseverancia.

Pueden preguntarse: ¿porque los menciono en este orden? Y la respuesta será: porque cada uno de ellos fundamenta y nos prepara para el siguiente.

1º Fase: Pre-evaluación

De esta forma pensemos en algo que queremos conseguir, visualicémoslo y a posteriori preguntémonos ¿Por qué y para que lo queremos conseguir? Comencemos a evaluar cómo será el camino a ese objetivo y acto seguido tomemos nota de los pasos que van apareciendo en nuestra mente. Es muy importante que lo hagamos por escrito ya que el papel no nos permite zancadillas, ni excusas. Veremos los recursos que necesitamos, si podemos reemplazarlos, si son superfluos o imprescindibles. Conoceremos en nuestra mente a las personas con quien debemos tomar contacto, si lo podemos llevar a cabo solo ó si es más conveniente involucrar a otras personas que puedan beneficiarse con nuestro proyecto.

A continuación pensemos en los problemas que pueden presentarse y cómo reaccionaremos ante ellos. ¿Serán un impedimento o los usaremos como escalón para elevar nuestro potencial?

Así iremos trazando en el papel nuestra hoja de ruta para llegar a nuestro objetivo, tomaremos conciencia de lo importante que es para nosotros o lo desestimaremos ante el primer escollo.

Si el objetivo es lo suficientemente importante entraremos en:

2º Fase: Entusiasmo

¿Qué es el Entusiasmo? ¿Una intención de tener algo? ¿Lograr algo que tenemos al alcance de nuestra mano? ¿Decir “si yo tuviera tal cosa”? ¿Algo que nos devora por dentro? ¿O ese calor confortable que se asemeja a tener mariposas en el estómago?

No debemos confundir Entusiasmo con Necesidad, ni con Desesperación, ni con Vértigo sino con Anhelo…

Tiene que ver con nuestras actitudes ante las cosas, el anhelo nos hace sentir bien, nos da la calma, nos hace concientes de que podemos conseguirlo con un esfuerzo cauteloso y considerable.

Es entonces cuando nos entusiasmamos como “niños” adultos y ponemos en marcha nuestro motor interno a toda máquina.

Ya hemos cargado el combustible necesario y estamos listos para emprender la marcha con nuestra “Hoja de Ruta” en las manos.

3º Fase: Determinación

¿Qué es la Determinación? O, mejor dicho ¿cómo asumimos este plan con Determinación?

Podríamos decir que la Determinación es una reserva que llevaremos con nosotros para nuestro viaje, por si tenemos problemas con el combustible.

Pensemos ahora cuanta cosas fuimos capaces de lograr en nuestra vida, demos el valor a todo lo que tenemos.

Recordemos nuestras raíces, de dónde venimos.

Observemos el paisaje de nuestras vidas… nuestras andanzas.

Recodemos a nuestros maestros, compañeros, amigos, a quienes hayan sido nuestros compañeros en otros viajes y lo positivo que nos aportaron.

Valoremos las familias que formamos o a las que pertenecemos.

Revivamos los olores más significativos de nuestras vidas, aquellos que nos despiertan placer, mimo, cariño, dedicación de otras personas hacia nosotros, y determinemos que hemos llegado a esta vida sin responsabilidades, sólo con la misión de rentabilizar los talentos que llevamos dentro.

Esta es nuestra Determinación, la firme convicción de que somos capaces, con mayúsculas, de lograr cosas tan importantes como esas pequeñas o grandes cosas que hemos logrado con anterioridad.

4º Fase: Alegría

A este punto debemos estar alegres de ser quien y cómo somos. La alegría será la brisa que nos reconforte al dar cada paso, al realizar todas las cosas a las que nos guíe nuestra “Hoja de ruta”. Será el agua que calme la sed en este camino, nos hará contagiar a otras personas de optimismo y constituirá el microclima que colme de agrado y confort esta etapa que estamos a punto de comenzar.

¿Quién puede resistirse a la Alegría? ¿A quienes puede resultarles indiferente? ¿Cuántas sonrisas veremos a modo de carteles en este camino? ¿Cuántos ojos chispeantes nos harán un guiño al pasar? Y lo más importante este es un viaje de ida y vuelta, pero el retorno nos deparará lo que anhelamos, despertaremos como de un sueño con el chasquido de nuestros dedos en la meta del éxito, esa será nuestra Llegada, tan sólo lo que nos hemos propuesto conseguir.

Ya comenzamos nuestro camino, cada paso lo cumpliremos con nuestros petates: los que mencionamos anteriormente, “sin prisa, pero sin pausa”, como decía mi abuela.

5º Fase: Persistencia

Cada paso es gratificante y reconfortante, además los vivimos como algo conocido ya que los hemos transitado y elaborado en nuestra mente.

Cada desvío lo identificamos con claridad y no nos provoca confusión, seguimos con nuestra ruta, a cada escollo lo transformamos en escalón y desde terrenos más altos observamos panoramas que no habíamos contemplado, y continuamos con la alegría de lo que estamos haciendo, disfrutando de cada estación y de las personas con quienes compartimos nuestras acciones.

Tal vez a este punto ya tengamos nuevos conocidos, compañeros de este viaje, que entran y salen de nuestra vida, o tal vez permanezcan con nosotros de aquí en adelante.

Transitar el camino, paso a paso, esto es Persistir: golpear como un martillo neumático siempre con el mismo ritmo, sin prisas, sin aceleres, sin miedo, sin desesperación, sólo con Confianza, en todo lo que nos rodea, en nuestro motor, en el entorno, en las estaciones del viaje, en nosotros mismos.

Persistir ¿hasta cuando? ¡Jajaja! Hasta que veamos el cartel de llegada, hasta que tengamos en nuestras manos el fruto del éxito.

Y no olvidemos, este, también es nuestro Éxito.

Desde mi humilde punto de vista esto es Motivación. Pensar en las cosas que hemos logrado, sabernos capaces de haber recorrido mil caminos, tal vez lo que tenemos que llevar para cada partida, es nuestra “Hoja de Ruta”, después de todo si no sabemos a donde queremos ir ¿cómo somos capaces de emprender o escoger entre varias rutas, alternativas, opciones, decisiones, ó como queramos llamarlo?

Creo con convicción que esto es Motivación, compruebo que es lo que realizo en una sesión cuando brindo Coaching a un profesional, es lo que he vivido en muchos cursos realizados, lo que he rescatado de los libros de Superación Personal o Profesional, es lo que realizan los líderes en las grandes o pequeñas organizaciones y también la forma con la que se entrena en el mundo deportivo. Dicho de una u otra forma, cada día me convenzo más que esto es tan cierto como la vida misma.

Creo con todas mis fuerzas que todas las personas pueden, por no decir deberían, entrenar así sus habilidades, que es lo que marca la diferencia entre unos y otros.

Es también lo que nos brinda la experiencia de los Mentores, y nos marca a fuego en nuestras Capacidades. Por lo tanto no acepto excusas que no sean tangibles en cuanto a que unos son más capaces que otros, ni más fuertes, ni más listos, ni otra cosa que no sea que:

LA FUERZA ESTA DENTRO DE CADA UNO DE NOSOTROS

Las ranas hacen CHOP


Ricardo Ros – Las ranas hacen CHOP Cómo conseguir mis objetivos

El cerebro humano está equipado con múltiples sistemas de pensamiento. Todos los seres humanos podemos utilizar todos los sistemas de pensamiento, no solo el lógico. Tener una inteligencia práctica supone hacer las cosas de forma deliberada para producir un efecto. La inteligencia es una herramienta que sirve para ser usada de forma práctica. Hay muchas personas con un alto grado de inteligencia (Cociente Intelectual elevado), que no saben desenvolverse en la vida. Hay muchas personas con cualquier grado de Cociente Intelectual, incluso bajo, que saben resolver las cuestiones que se presentan en su vida. En eso consiste la inteligencia práctica. La Inteligencia práctica se puede aprender. Basta con saber sus secretos. CHOP: Comenzar, Hacer, Observar, Pensar. Esta es la base de la inteligencia práctica.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies