La incorporación en Hipnosis Ericksoniana

Por Rafael Sábat

Una de las fuentes de dificultades más habituales que encuentran los aprendices de hipnosis ericksoniana es el ruido ambiente, que es completamente impredecible y escapa al control del profesional. Nadie está a salvo de que un perro ladre, de que se oiga una frenada de camión a la distancia, de que una corriente de aire cierre violentamente una puerta. En ese instante, el ambiente calmo y tranquilo que el profesional se preocupó tanto por crear, puede dejar de existir repentinamente. Usted puede haberse preocupado por hacer que suene, de fondo, una música de flauta sobre el ruido de olas marinas. Puede haberse tomado el trabajo de tener aromas del bosque en el sahumerio y almohadones mullidos. Puede, incluso, haber contratado a un eunuco veterano de varios harenes turcos para que abanique suavemente a su cliente usando grandes plumas de avestruz… Pero en el departamento de al lado, su vecina a dado a luz a un robusto varón de cuatro kilos que no para de llorar. En frente, en la obra en construcción, los albañiles están dale que dale con la sierra eléctrica cortando baldosas para el baño del tercer piso. Cruzando el jardín, el hijo adolescente de su vecino se ha comprado una guitarra eléctrica y no piensa parar de tocar hasta despertar al cadáver de Jimi Hendrix.

Y usted está pensando en mudarse al campo… salvo que usted es un aborigen de ciudad. Y además, hasta en el campo puede ocurrirle que a su vecino se le ocurra matar chanchos mientras usted induce trances hipnóticos.

Cambiar de trabajo tampoco es cuestión… tiene que haber una solución, o eso espero, se dirá usted. Bueno, sí, hay una solución sencilla. Se llama incorporación, y consiste en mencionar, en tono casual, lo que sea que es audible en el exterior. El efecto es todavía mejor si se consigue relacionar el sonido extraño con lo que sea que ocurre en la inducción, lo que sea que se está desarrollando en el trance inducido.

La hipnosis ericksoniana está basada en algunos principios sencillos. Uno de ellos es que el cliente asignará a las palabras que diga el operador (el que induce el trance) el significado más próximo al que exista en su mapa. Si el operador dice: “No sé qué calzado tienes”, el cliente traducirá “calzado” por lo que sea que lleve puesto en los pies, “zapatos”, “botas”, “sandalias”, etc. Pero si en su mundo interno o externo el cliente está (o se imagina) descalzo, la frase “No sé qué calzado tienes”, en lugar de profundizar el trance lo interrumpe: el cliente, inmediatamente piensa que el operador se equivocó, o algo similar, perdiendo rapport y saliendo momentáneamente del trance.

Es posible utilizar estas entradas y salidas de trance como fraccionamientos, aunque dominar esta técnica requiere de un cierto nivel de habilidad. Por lo tanto, a los principiantes se nos recomienda uno de dos caminos: ser lo más ambiguo posible, para asegurarnos que el cliente encuentre su propio significado (en este caso, podríamos decir “No sé si llevas algo puesto en los pies”) o bien ofrecer varias alternativas específicas, y dejar que el cliente elija la correcta (por ejemplo “No sé si usas calzado, o estás descalzo”).

Cuando ocurre un ruido inesperado y el operador lo incluye, se permite al cliente que lo incorpore al mapa, y al mismo tiempo se logra profundizar el rapport, porque el cliente es informado de que el operador también es partícipe del mismo momento. Es importante, como dijimos, que el operador consiga relacionar además el ruido o acontecimiento inesperado con el tema que se está desarrollando en la inducción, pues eso aumenta el dramatismo de la inducción.

Supongamos que el operador está hablando de “niñez” y a la distancia se oye ladrar a un perro, el operador puede decir: “… y muchas personas, en su infancia, han tenido mascotas, y puede oírse como, a la distancia, algunas de ellas se dejan oír…”. Lo anterior sirve también para gatos que maúllan…

Cuando se está buscando la intensificación de un estado (relajación, por ejemplo), lo ideal es establecer una conexión fuerte entre el ruido repentino y la inducción, utilizando conectores verbales, por ejemplo: “… y uno nunca está a salvo de ruidos externos… y a veces, es notable cómo… los ruidos, incluso… son capaces de hacer que la relajación aumente… de hecho, en ocasiones… los ruidos ayudan a algunas personas a relajarse todavía más…”.

La habilidad del operador para encontrar la manera de relacionar al acontecimiento accidental, de forma metafórica, con el tema en desarrollo, es de suma utilidad. Puede relacionarse un portazo con algo que jamás volverá a ocurrir, un bebé que llora con el nacimiento de una nueva actitud, una obra en construcción con sentar las bases de una nueva vida, etc.

Pero atención, las situaciones “inesperadas” para el profesional pueden resultar totalmente habituales para el cliente. Una anécdota personal quizás sirva para ilustrar hasta qué punto ello puede ocurrir. Cierta vez trabajé con una amiga en su casa. Yo tenía sólo unos meses de experiencia, así que había tomado todo tipo de precauciones: anclas de recursos, doble disociación, hasta me había asegurado de elegir un día feriado (era el Día de la Virgen) para que no nos interrumpan. Luego de unos veinte minutos de trabajo, me encontraba bastante convencido de haber inducido un buen trance hipnótico. En eso, imprevistamente, escucho un cañonazo. Sin ponerme a pensar mucho en qué lo había causado, se me ocurrió decir algo así como “… y a veces hay estallidos de alegría …”. Tras dos frases más, dichas por supuesto con ese tono monocorde de los principiantes, creí haber incorporado eficazmente el cañonazo a la inducción, sobre todo, porque mi amiga no mostraba cambios visibles en su fisiología. En eso, ¡un nuevo cañonazo!

“¡La revolución!”, pensé, “¡otra vez botas!”. Pero no podía olvidarme de mi amiga, así que intenté una nueva incorporación: “… y a veces los estallidos vienen en pares… porque son necesarios más de uno para marcar los acontecimientos importantes…”. Pero mi amiga seguía mansa, y yo ya empezaba a preguntarme si lo que estaba ocurriendo era que yo respondía bien a lo imprevisto o si ella sabía algo que yo todavía ignoraba. Cuando sonó el tercer cañonazo, a los pocos segundos, todo estuvo claro: había un regimiento cercano, y los muchachos uniformados estaban celebrando el Día de la Virgen como más les gusta. En otras palabras, de los veintiún cañonazos, aún faltaban dieciocho. Y para mi amiga, en realidad, no había sorpresa. Así que, simplemente, dije: “… y no sé si los estallidos llegarán a veintiuno… y no sé si lo harán antes o después de que…”. Cuando mi amiga salió del trance, ni siquiera mencionó los bombazos.

Por lo tanto, el único camino razonable es esperar lo inesperado. No sé si mientras usted lee esto hay ruidos de fondo; me pregunto si algunos de ellos son habituales, y otros, no. Me pregunto: ¿hay manera de incorporarlos a este artículo.


 

Bernardo Sokner – Como hipnotizar

Todas las técnicas de hipnosis
EN ESTE CURSO APRENDERÁS:
* Cómo hipnotizar: todas las técnicas y herramientas
* La historia de la hipnosis, desde el mesmerismo hasta Erickson
* Las distintas teorías que hablan sobre la hipnosis
* Las mejores técnicas para aplicarlas a cada problema
* Cómo crear sugestiones en los demás
* Cómo aumentar la memoria y la concentración
Más información

1 Comentario

  • Interesante articulo. Aunque cuando realizamos hipnosis debemos tener controlado todo estos estímulos imprevistos, son parte de la forma como vamos a llevar a cabo la sesión. Actualmente hay muchas formas de plantearse la hipnosis y la hipnosis Ericksoniana es una mas de ellas. Hay enfoques como el psicofisiologico que explica los procesos internos que ocurren internamente en el individuo perfectamente. El sujeto interpreta las verbalizaciones de acuerdo a su historia previa y a su memoria y hace las asociaciones correspondientes. Gracias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies