La importancia del hogar para los niños

Foto: BNNN(LCC)

Por Doris Brasey

Aunque con el paso de los años los escenarios donde se desarrollan, las creencias y sus rasgos más generales hayan cambiado, el núcleo central de lo que una familia y su hogar representa se ha mantenido inamovible. En todas las familias lo que los padres buscan es que sus hijos vivan y se desarrollen en un ambiente lo más agradable posible, además de enseñarles la manera más adecuada para actuar y comportarse en cada situación a la que tendrán que enfrentarse a lo largo de sus vidas.

Como es lógico tras nuestro nacimiento al primer grupo al que pertenecemos es a nuestra familia. Y aquí será también donde los niños aprendan hábitos y adquieran costumbres que los marcarán para siempre. Es por esto por lo que la familia tiene tanta importancia en el desarrollo de cualquier persona.

Cada persona nacemos únicos, pero por supuesto además de los factores genéticos, tanto la sociedad como la cultura en la que nos desarrollamos y la vida familiar nos va a marcar.

La familia lo que debe trasmitir al niño es la sensación de seguridad, sobre todo por sentirse respetado en el seno de la familia. Con ello el niño se desarrollará más amplia y tranquilamente.

Estos primeros años son determinantes para un niño, ya que todo lo que vea y se le diga lo marcará fuertemente. A partir de esto formará sus propios juicios, actuará consecuentemente a lo que se le ha enseñado y por supuesto se creará una imagen de si mismo.

Un entorno familiar agradable es algo indispensable para facilitar el buen desarrollo de la personalidad del niño, además esto le aportará experiencias que lo enriquezcan. Ninguna familia es igual a otra y en todas ellas el día a día depara problemas, satisfacciones, sorpresas… pero en ninguna de ellas se les dará solución de la misma manera.

Los niños, como todas las personas, necesitan demostraciones de afecto por parte de sus seres queridos. Es muy importante sentirse querido y tener la certeza de que eso es así. Este afecto se puede demostrar de muy diversas maneras, ya sea mediante palabras o con una sonrisa o mediante un abrazo.

No se debe confundir la autonomía que adquieren los niños al crecer, con la falta de necesidad de cariño. Las demostraciones de afecto las necesitamos a lo largo de toda nuestra vida, todos nosotros necesitamos sabernos queridos para llevar una vida feliz y completa.

Para que el niño se sienta cuidado y querido, no es suficiente con que los padres le dediquen muchas horas, sino que resulta bastante más importante la calidad de las horas dedicadas.

La comunicación así mismo supone otro importante pilar en este sentido. No se trata de que los padres emitan un mensaje y el hijo lo tenga que aceptar sin rechistar. Lo deseable es que el niño descodifique adecuadamente ese mensaje y sepa responder adecuadamente. Es indispensable que se comprenda el mensaje y saber escuchar lo que el otro quiere decir.

Además no solamente se dicen cosas mediante palabras, sino que con nuestro cuerpo podemos darles a entender muchas más cosas, ya sea mediante una sonrisa en un momento determinado, un gesto, la expresión de nuestra cara etc.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies